Empiezan las obras para construir dos unidades de convivencia en la residencia Ciudad de Huesca

La nueva instalación quiere recrear el modelo centrado en la persona.

La Residencia Ciudad de Huesca es ya el segundo de los centros públicos de Aragón, tras Romareda (Zaragoza), que se suma al inicio de las obras para construir las unidades de convivencia, un nuevo espacio para atender a los mayores que viven en residencias y que se basa en recrear hogares para llevar a la práctica el modelo de atención centrado en la persona, un concepto sobre el que pivota la estrategia de transformación que impulsa el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS).

“Iniciamos hoy aquí, con una inversión de 1,1 millones de euros, las obras en este centro emblemático de Huesca y recordamos que nueve residencias públicas del IASS van a contar con un total de 20 unidades de convivencia de aquí a 2023 para poder llevar a la práctica nuestra filosofía de atención, que pone en el centro a las personas”. Así lo ha explicado este jueves la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, durante la visita que ha realizado a las obras, que –ha recordado- son posibles gracias a los fondos procedentes del Plan de Recuperación y Resiliencia.

Broto ha detallado que la obra en la Residencia Ciudad de Huesca va a permitir construir dos unidades de convivencia, cada una de ellas con capacidad para catorce personas (en concreto, habrá diez habitaciones individuales, con su baño adaptado, y dos dobles en cada unidad). “Estos nuevos espacios tienen en común un modelo de calidad para implantar la atención integral centrada en la persona, que tiene en cuenta los espacios, como estamos viendo, pero también la forma de trabajar, en la que la persona –con su biografía y su trayectoria- es protagonista de su vida también en esta etapa”, ha dicho la consejera.

En la misma línea, ha detallado que en este nuevo modelo de atención los residentes contarán con un profesional de referencia y que dentro de esta filosofía se cuentan también con la implicación de las familias. “Se trata –ha indicado Broto- de que la historia de vida de cada uno siga escribiéndose en esta etapa de la vida y se mantenga en la medida en lo que lo permita la situación de cada uno. De este modo, si a una persona le gustaba cuidar las plantas, o cocinar o realizar cualquier otra actividad, debe poder seguir haciéndolo ahora, deben respetarse sus gustos y ritmos de vida cotidiana”.

Además de las obras en Ciudad de Huesca, está previsto que la residencia del IASS Sagrada Familia cuente también con dos unidades de convivencia. La licitación para estas obras ya se ha publicado. Estos dos centros forman parte de las nueve residencias públicas en las que hay proyectadas 20 unidades de convivencia, las siete restantes son: Borja, Utrillas, Albarracín, Javalambre, Hogar Doz de Tarazona, el Centro Asistencial de Calatayud, Romareda. En total, se va a invertir 12,5 millones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencias gestionado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, dentro del programa europeo Next Generation.

A lo largo de la visita a las obras, la consejera ha estado acompañada de la directora de la residencia Ciudad de Huesca, Concha Oliván, y del arquitecto encargado del proyecto, Javier Domingo de Miguel. Durante la explicación del detalle de la obra, el arquitecto ha precisado que las dos unidades de convivencia estarán ubicadas en plantas diferentes, la 1 y 2 del pabellón sur del centro, y que cada una de ellas contará con una zona de estar y un comedor office completo con todos los electrodomésticos. “La reforma –ha descrito De Miguel- trata de diseñar ambientes hogareños, de manera que los residentes gocen de la mejor calidad de vida posible”.

En esta línea se ha expresado Oliván, que ha puesto el énfasis en “la dignidad y los derechos de las personas”, que pasan también por respetar y mantener esos gustos, aficiones y particularidades. En estos momentos, el centro cuenta con 99 residentes y no ha sido necesario trasladar a nadie fuera de la residencia con motivo de las obras, si se ha producido alguna reubicación de personas y también de servicios como el de peluquería el rincón cultural, que siguen prestándose en otro espacio.

Print Friendly, PDF & Email