Tengo un amigo separado que me pide consejo con sus nuevas parejas y me incomoda que trate conmigo ciertos temas.

Hay ocasiones en que se quiere evitar un tema de conversación que podría ser incómodo o doloroso. Independientemente del motivo, se puede evitar una conversación indeseada asumiendo el control de la conversación, así como siendo sincero sobre los temas que no se quieren tratar.

Puedes probar algunas actitudes que le hagan entrever a tu amigo que no estás cómodo. Cuando te pida consejos, mantén interacciones breves, dando respuestas de una o dos palabras, y tras ello enlaza sutilmente con otro tema. También puedes apoyarte del lenguaje corporal, ya que es una forma indirecta y efectiva de limitar una conversación, indicando que no estás cómodo. Por ejemplo, mirando hacia otro lado, o bien ocupándote con otra cosa como puede ser un dispositivo o revista.

No obstante, si se trata de un buen amigo, evitar la situación no es el mejor camino para solucionar este problema, ya que a futuro puede provocar un distanciamiento definitivo. Adopta una actitud basada en la sinceridad y, desde el respeto, hazle saber que prefieres no hablar de sus relaciones, por las razones que tú le quieras explicar. Utiliza frases como “estos temas no se me dan bien así que prefiero que no me pidas consejo”, “no soy la persona indicada para que me pidas consejo porque no me siento cómodo hablando de ello”, entre otras.

Mi consejo: Siendo directo y sincero, habrá menos posibilidad de ser malinterpretado y será más fácil que los demás te entiendan y te respeten.

Print Friendly, PDF & Email