Una quincena de rescates marcan el fin de semana en el Pirineo aragonés

Imagen de uno de los rescates en la zona de Ordesa

Fin de semana movido en el Pirineo aragonés con la presencia de muchos senderistas, barranquistas o escaladores que han obligado a la Guardia Civil a realizar una quincena de rescates, la mayoría producidos el sábado y con las lesiones en el tobillo como nota predominante.

Por zonas, el Greim de Jaca realizaba dos intervenciones: una en la arista de los Murciélagos, en el pico Aspe, necesitando un helicóptero para acceder a un vecino de Sevilla de 47 años con lesiones en tobillo y rodilla tras una caída. También un varón francés de 64 años sufría una caída en el pico El Monje golpeándose en la cabeza y una pierna, sufriendo diversas heridas sin gravedad.

El Greim de Benasque tenía que llevar a cabo tres rescates. El primero, un vecino de Valencia de 36 años tras resbalar en el glaciar de Aneto, con erosiones en mano, glúteos y posible esguince de tobillo. Los mismos especialistas se dieron cuenta en ese momento que había tres personas en una zona más alta en situación comprometida, teniendo que ser evacuados hasta el refugio de la Renclusa. El tercero, a las 14.20 horas, un escalador que caía en la vía Luz en las Tinieblas, en el Pico Turbón, con un fuerte dolor de espalda, dificultad para respirar y una posible fractura de costillas.

Por su parte, Panticosa no se libró de los rescates. El primer aviso llegó a las 12.30 horas, con una zaragozana de 81 años que había caído realizando senderismo. Luego, una joven de 34 años con una posible fractura de tobillo realizando rapel en el barranco Caldarés, y poco después, en la misma zona, una vecina de 41 años con idéntica lesión, teniendo que ser evacuada al hospital San Jorge de Huesca. El cuarto y último aviso se recibió sobre las 19.00 horas desde el Refugio de Respomuso informando que una mujer que se encontraba realizando la ruta de los Ibones de Arriel había sufrido un tropiezo y se había lesionado el tobillo con un posible esguince, el mismo dispositivo que en el rescate anterior se dirigieron al lugar y localizaron a una vecina de Madrid de 49 años, la cual fue trasladada a Panticosa y de allí a un centro médico para valoración de la lesión.

Ya en Boltaña, cuatro nuevas intervenciones. Comenzando por un senderista con síntomas de agotamiento en la faja de las flores, en Ordesa. Ya a las 14.21 horas, un vecino de Navarra tenía que ser rescatado en el barranco del Sorrosal con posible fractura de tobillo. Una guipuzcoana de 33 años en las inmediaciones del refugio de Góriz, lesionada en un tobillo, y una vizcaína de 52, con posible esguince en la Cola de Caballo, completaron los rescates del sábado.

Ya en domingo, un montañero sufría un posible esguince en las inmediaciones del ibón de Batisielles, siendo imposible que continuase. Tras localizar al accidentado, se le introdujo en la aeronave, trasladado a Benasque y, de allí, a un centro de salud.

Print Friendly, PDF & Email