La americana Sceye ensamblará en Teruel sus aeronaves estratosféricas con 675 empleos

Teruel se convierte en un auténtico ecosistema aeronáutico y espacial en la vanguardia tecnológica

La americana Sceye, dedicada al ensamblaje y puesta en funcionamiento de aeronaves estratosféricas que funcionan a 20 kilómetros de altura, va a instalar su sede europea en el Aeropuerto de Teruel, reforzando su posición estratégica como un ecosistema aeronáutico y espacial. Esta compañía va a crear 135 puestos de trabajo directos y hasta 540 indirectos, siendo Teruel la primera ciudad en España y una de las pioneras en Europa en contar con un estratopuerto.

En total, la empresa, que cuenta con su centro principal de operaciones en Nuevo México, va a invertir 35 millones de euros en la capital turolense, contando con una ayuda del FITE de 2021 que va a comenzar a licitar en breve. Así, se espera que, una vez superados los trámites administrativos, la construcción del hangar dure en torno a año y medio y comience a funcionar en 2024.

Las aeronaves “made in Teruel” que Sceye lanzará a la estratosfera, en la capa entre los drones y los satétites, servirán para servicios “impagables”, como ha definido el presidente de Aragón, Javier Lambán, relacionados con la extensión de la banda ancha a zonas de imposible cobertura, monitorización del clima, control de incendios o de tráficos marítimos. “Podemos, dentro de la protección de la tierra, monitorizar cualquier fuga o emisión de gases nocivos como el metano, identificando incluso desde qué tubería se está haciendo. El nviel de resolución es asombroso, y cualquier otro tipo de servicio, como el control de la pesca”, ha explicado el presidente y fundador de la compañía, Mikkel Vestergaard.

De esta forma, Sceye ensamblará desde Teruel las aeronaves, integrando en ellas los equipos electrónicos, monitorizando las naves desde el aeropuerto turolense. “Habrá un centro de emisión y control de las naves. Se cubre todo el ciclo”, ha explicado el director de Sceye en España, Alfredo Serrano.

La Agencia Espacial Europea fue quien puso a Teruel en el foco de Sceye, considerando que podía ser un entorno favorable, con una situación climatológica adecuada para los despegues, con vientos suaves en la superficie. “Buscábamos una base que estuviera en el hemisferio norte y por debajo del paralelo 40º. Teruel podía ser una muy buena ubicación”, ha valorado Vestergaard, destacando también el “entorno político favorable” y “predispuesto”.

Los 135 puestos de trabajo directos serán de alta cualificación, por lo que el Ejecutivo autonómico va a coordinarse, a través del Inaem, con la compañía americana para ofrecer la especialización que requiere. “Todo el que quiera desde Teruel puede formar parte de este proyecto, y todo el talento que se pueda atraer está más que disponible”, ha afirmado la consejera de Economía, Marta Gastón.

Refuerzo al ecosistema aeronáutico y espacial de Teruel

Con esta inversión, Teruel refuerza su posición estratégica en el ecosistema aeronáutico europeo, que se inició con los aterrizajes de PLD Space y de Elson Space, junto a la puesta en marcha del Observatorio Astrofísico de Javalambre. “Teruel se va a constituir como una referencia en todo lo relacionado con la aeronáutica más rabiosamente actual. No tengo ninguna duda de que, igual que esas empresas han traído a la de hoy, este acto dará lugar al incremento del interés por otros operadores e inversores por venir aquí”, ha remarcado el presidente de Aragón, Javier Lambán.

Porque, ha añadido, la decisión de Sceye de instalarse en Teruel “trasciende incluso la importancia del empleo que va a generar”. “Teruel es un centro que va avanzando en tecnológica, innovación e investigación aeronáutica, pero con esta inversión, las posibilidades que se abren ante Teruel como ecosistema aeronáutico son incalculables”, ha celebrado Lambán, incidiendo en que el objetivo de toda la provincia debe ser “causar admiración” en el resto de España, y no “reclamar lástima”.

Print Friendly, PDF & Email