Martin Schiller se da un plazo de «un mes y medio o dos» para marcarse objetivos

El nuevo entrenador ha posado junto al director deportivo, Toni Muedra

El nuevo coach del Casademont Zaragoza, Martin Schiller, ya ha ofrecido sus primeras palabras a los medios y ha avanzado así el nuevo proyecto del equipo. Todavía no se ha querido marcar objetivos, para los que se da un plazo de “un mes y medio o dos”, el tiempo necesario para que lleguen jugadores. Ahí se verá para qué tiene equipo el cuadro zaragozano, que también está pendiente de si competirá o no en Europa.

Lo cierto es que le ha llamado la atención llegar a un club “con mucha tradición de baloncesto”, y se siente feliz por ello. Ya le había echado el ojo la temporada pasada, y esa “increíble” batalla por la permanencia le dejó marcado. Por tanto, tras lograrla, rápidamente dio el sí al equipo. Ahora, se centra en construir un proyecto “grande”, del que la gente se pueda sentir orgullosa.

Schiller también ha querido dejar claro qué tipo de baloncesto quiere transmitir a sus jugadores. La intensidad es “indiscutible”, especialmente en la zona de atrás; en la parte ofensiva, ser generoso. Son dos cuestiones que ha perseguido en todos los equipos que ha dirigido, y no será menos en el conjunto aragonés, insistiendo en la defensa como “columna vertebral”. Con sinceridad ha respondido cuando ha sido cuestionado por los objetivos de la temporada: “No podemos establecerlos sin los nuevos jugadores. Me voy un plazo de un mes y medio o dos para hacerlo”.

Se ha definido como un entrenador “muy trabajador”, que tiene conocimiento “de muchas culturas de baloncesto”. Ha entrenado en Alemania, en Estados Unidos, en Euroliga… y eso le ofrece la posibilidad de amoldarse a cualquier estilo. Para el día a día, con los jugadores, afirma que es capaz de conectar con ellos, queriendo que mejoren en su carrera. Y siempre con “honestidad”, algo que “a veces no es sencillo”, pero los jugadores “lo acaban agradeciendo”.

Prioridades en la plantilla

El carácter fuerte será imprescindible para elegir a los jugadores que refuercen al equipo, incluso “más allá del talento o la habilidad”. En la plantilla hay “muchos huecos libres” y no ha establecido ninguna necesidad concreta hasta que “encajen las primeras piezas”. Eso sí, quiere darle “estabilidad” al banquillo, algo que considera “esencial”. “Permanecer unidos y lograr un equipo fuerte es clave”, ha afirmado el entrenador.

Para atraer jugadores también es importante conocer si el equipo tendrá plaza finalmente en la FIBA Europe Cup. Todavía no hay un plazo fijado, pero es algo que puede generar “mayor impacto a la hora de fichar”. Sin embargo, dentro del club saben que no se trata de Euroliga, por lo que “no afectará en la confección de la plantilla”. Comienza así una nueva etapa en el cuadro zaragozano que debe comenzar por asentar las llegadas al equipo.

Print Friendly, PDF & Email