Alquézar saca brillo a sus monumentos y compite por ser el Mejor Pueblo Turístico de España

La localidad oscense de Alquézar comparte este reconocimiento con Rupit (Barcelona) y Guadalupe (Cáceres)

Es uno de los pueblos más bonitos de España y es que su majestuosa Colegiata, declarada Monumento Nacional en 1931, su pintoresca Plaza Mayor y ese azul del Vero que, bajo las pasarelas, protagoniza una de las imágenes más bellas de la sierra de Guara llena de encanto esta villa. Una villa que, un año más, aspira a optar al sello Best Tourism Village de Unwto, la Organización del Turismo Mundial. Y es que España ha presentado ya las candidaturas a la segunda edición de este proyecto que reconoce a aquellas localidades que constituyen un ejemplo notable de turismo rural y compromiso con la sostenibilidad. La localidad oscense compite por el reconocimiento con Rupit (Barcelona) y Guadalupe (Cáceres).

Con el objetivo de seguir apostando por la sostenibilidad, el desarrollo cultural y los atractivos turísticos, Alquézar se consolida como uno de los pueblos más bonitos de Aragón y España y cada año atrae a más gente que se sumerge en el encanto de este municipio de la comarca del Somontano de Barbastro.

Cuando uno llega a Alquézar se siente embriagado por su belleza desde el primer momento y esto invita a sumergirse en una historia que se remonta al siglo IX cuando se construyó la fortaleza de la Colegiata de Santa María la Mayor. Este es uno de los grandes atractivos del municipio, pero no el único. La Plaza Mayor, a la que se llega a través de un casco histórico de calles empedradas y puertas legendarias, la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel con su bello campanario y su color tierra similar al de todas las casas del pueblo y las preciosas vistas de las Rutas de las Pasarelas del Río Vero hacen de la localidad un marco incomparable.

Otros puntos de interés son el Mirador de la Sonrisa del Viento, desde el que se ve una panorámica de la villa, y el Museo Casa Fabián, un lugar en el que volver al pasado a través de utensilios que permiten ver cómo era la villa en el pasado.

Y es que «Alquézar se merece optar al sello Best Tourism porque compartimos los mismos objetivos que tiene Europa. Tenemos un sitio que ha sido rehabilitado que tiene su historia, la monumentabilidad de esa fortaleza del siglo IX, tenemos un conocimiento de lo que es el turismo y hemos cuidado mucho nuestro patrimonio artístico, natural y cultural y además tenemos ya un importante volumen de visitantes europeos», ha reconocido el alcalde de la localidad. Y es que durante el año pasado un total de 126.000 turistas se sumergieron en el encanto de esta villa medieval y un buen porcentaje de ellos eran internacionales, sobre todo procedentes de Francia, Bélgica y Holanda.

Mejor pueblo turístico

De acuerdo a las bases del concurso de la OMT, España, como estado miembro de la organización, puede presentar un máximo de tres candidaturas. Los pueblos aspirantes han sido seleccionados por un Comité de Evaluación integrado por la Secretaría de Estado de Turismo, Turespaña, Segittur, la Federación Española de Municipios y Provincias y la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, a partir de las propuestas que las Comunidades Autónomas hicieron llegar a la Secretaría de Estado de Turismo.

Ahora, las candidaturas presentadas serán examinadas por la Secretaría de la OMT, que exige que los aspirantes sean pueblos con baja densidad demográfica y una población máxima de 15.000 habitantes, situados en un paisaje con presencia importante de actividades tradicionales como la agricultura, la silvicultura, la ganadería o la pesca y que compartan los valores y estilo de vida de la comunidad.

“El turismo rural constituye en sí mismo un modelo de turismo sostenible porque es capaz de generar actividad durante todo el año y porque se desarrolla preservando su entorno e identidad. Además, impacta de forma positiva en otros sectores económicos como el agroalimentario o el comercio, al fomentar el consumo de proximidad, promocionando los productos locales. Alquézar, Rupit y Guadalupe tienen un compromiso claro con la sostenibilidad y merecen estar en el mapa internacional del turismo, que está llamado a ser motor de desarrollo y generador de bienestar para sus comunidades”, ha valorado el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés.

Beneficios del programa

Los pueblos a los que se conceda el sello Best Tourism Villages de la OMT recibirán como reconocimiento un diploma o placa con una validez de tres años, con posibilidad de renovación. Obtendrán así visibilidad y reconocimiento internacional como ejemplos de destinos rurales que preservan y promueven sus paisajes, su diversidad biológica y cultural, así como sus valores y actividades locales, y que tienen un compromiso claro con la sostenibilidad en todas sus vertientes (medioambiental, económica y social).

Aquellos pueblos que no cumplan en su totalidad los criterios para obtener el sello, pero destaquen también como ejemplos, pueden entrar a formar parte de la red integrándose en el programa Upgrade. Como miembros del programa, estos pueblos recibirán asistencia de la OMT y entidades asociadas para seguir mejorando.

Formar parte de la red permite participar de un espacio para el intercambio de experiencias y buenas prácticas, al tiempo que da acceso a recomendaciones políticas y conocimiento.

En la primera edición de Best Tourism Villages, lanzada el año pasado, Morella (Castellón) y Lekunberri (Navarra) fueron distinguidos con el sello, mientras que Cantavieja (Teruel) entró en el programa Upgrade.

Print Friendly, PDF & Email