Navegar con seguridad es posible: claves para evitar robos en Internet

Las redes privadas virtuales o VPN permiten acceder a Internet a través de una conexión segura

Las redes wifi-públicas gratuitas pueden ser de lo más útil si estás fuera de casa. Pero, lamentablemente, conectarse a ellas es muy poco seguro y te hacen vulnerable incluso a ciberataques básicos. Para evitarlo, se han popularizado las redes privadas virtuales o VPN que permiten acceder a Internet a través de una conexión segura.

Pero, ¿qué es exactamente una VPN? La Virtual Private Network es un tipo de red que imita una red privada en una pública y te permite utilizar Internet con mayor seguridad y privacidad. En pocas palabras:

• Ayuda a mantener la seguridad cuando utilizas redes wifi-públicas.

• Oculta tu dirección IP.

• Cifra tu tráfico de Internet.

• Permite acceder a más contenidos de Internet y eludir restricciones como la censura gubernamental.

También garantiza que los proveedores de servicios de Internet (ISP) no rastrean ni registren tu tráfico de Internet y, de esta forma, no vendan tu información.

¿Cómo funciona una VPN?

Esta red te protege al cifrar y ocultar tu tráfico, además, redirige tus paquetes de datos a través de uno de sus servidores VPN, que no es más que un servidor estándar configurado con un software de VPN, lo que garantiza que solo las personas que cuentan con el software del cliente VPN pueden conectarse a él.

Al hacerlo, cambia tu dirección IP visible y hace que parezca que estás navegando desde la ubicación del servidor VPN, en lugar de desde tu dispositivo, lo que hace que puedas aparecer prácticamente en cualquier parte del mundo utilizando una VPN. Esta prestación mejora en gran medida tu privacidad y tu seguridad.

Cuando te conectas a Internet, establece un túnel virtual seguro entre ella y uno de sus servidores que se utiliza para transferir todo el tráfico de Internet procedente de tus aplicaciones y sitios web.

Pero esta conexión va un paso más allá. Para garantizar la seguridad, el cliente VPN y el servidor VPN cifran tus datos, utilizando una clave compartida, así nadie podrá husmear en tu tráfico. Cuando los datos pasan, se reordenan de nuevo; es decir, se descifran en texto legible.

De este modo, una VPN garantiza que tu dirección IP, tu ubicación y tu identidad en Internet permanezcan ocultas a tu proveedor de servicios de Internet y a los sitios web de terceros.

Antes de elegir un proveedor de servicios de VPN hay cosas importantes en las que fijarse como son la cobertura de los servidores, un algoritmo de cifrado de VPN seguro, la carga de los servidores, los protocolos de VPN, la compatibilidad con dispositivos…

Ahora tienes los conocimientos necesarios para hacerte cargo de tu privacidad en línea. Configurarla es facilísimo. Surfshark es una VPN con todas las características que se mencionan en este artículo y ofrece la mejor experiencia de usuario.

La compatibilidad de los dispositivos depende siempre del proveedor de la VPN y Surfshark es compatible con aplicaciones y complementos en la mayoría de los ordenadores y dispositivos móviles, televisores inteligentes y consolas.

Print Friendly, PDF & Email