Los piratas naufragan en Zaragoza dejando la ciudad llena de dulces tesoros

piratas zaragoza
Ositos de goma como la palma de la mano o regalices de un metro, todo es "gigante"

Ni la Perla Negra de Jack Sparrow ni el barco pirata del Capitán Garfio albergaron nunca un tesoro como el que acaba de naufragar en Zaragoza. Barriles y barriles llenos hasta rebosar de las joyas más dulces: golosinas. Y no unas golosinas cualquiera, ositos de goma como la palma de la mano o regalices de un metro, todo es «gigante».

Adentrarse en un mundo de fantasía es posible en cuanto pones un pie en la tienda de Captain Candy Shop y es que automáticamente te subes a bordo de un barco pirata. El olor a golosina inunda el ambiente y las coloridas chucherías cobran protagonismo, aunque también llaman la atención las peladillas de oro y de plata que brillan en los barriles. Es la primera tienda de la franquicia en Aragón, se ubica en la calle Alfonso I y se inaugurará mañana jueves 30 de junio.

Precisamente la calle Alfonso ha visto nuevas aperturas en lo que va de año, como la de Miniso en el mes de marzo o el Café 1885 en abril. La primera de ellas, un local lleno de colores pastel y productos lifestyle que van desde la papelería hasta accesorios de belleza y cuidado personal. Por su parte, la cafetería reabrió sus puertas manteniendo su esencia del siglo XIX, más conocida como Joyería Aladrén. Y si echamos la vista más atrás, en el mes de agosto se inauguraba un local especializado en empanadas argentinas: Malvón.

Han elegido Zaragoza porque es un lugar «estratégico» por la cantidad de turismo que llega a la ciudad, «especialmente internacional». Así lo explicaba la encargada de Desarrollo de las tiendas, María Olcoz, este jueves mientras añadía que «deseamos que los aragoneses vengan, conozcan nuestra tienda y disfruten de las chuches entrando en nuestra fantasía». Así, este será su doceavo establecimiento en el país junto a los de Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia y Granada.

Sus tiendas son como una bodega de un barco pirata

«No solo es una tienda de golosinas, es un mundo en el que entras ya con una sonrisa», ha apuntado Olcoz. Un «universo de colores» en el que cada chuche es diferente. «Hay algunas que son conocidas en toda España y otras que vienen de fuera, son importadas, que son distintas y merece la pena probarlas», ha recomendado la encargada.

Su producto estrella son las golosinas gigantes que vienen desde Italia y también su «gran variedad de chocolates: con fresa deshidratada, con arándanos, con anacardos y mucho más», ha explicado María Ocoz. En resumen, «todo lo que pueda ser imaginable está en esta tienda».

Print Friendly, PDF & Email
piratas zaragoza