Hasta 40 proyectos de la automoción han recibido 14 millones de euros en ayudas de la DGA

Los proyectos han generado una inversión de 60 millones de euros

Un total de 14 millones de euros en ayudas de la DGA han ido destinados a 40 proyectos del sector de la automoción que, en su conjunto, han generado una inversión de 60 millones de euros. Y es que el sector del automóvil atraviesa ahora un momento de transformación, «apasionante», en el que las decisiones que se tomarán en los próximos meses pueden ser «determinantes» para las empresas aragonesas.

Así lo ha asegurado el vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, durante la presentación de las Ayudas a la Industria de la Automoción de Aragón, que se ha celebrado este miércoles en la Sala de la Corona del Pignatelli. Le han acompañado el presidente del Clúster de Automoción de la Comunidad, Benito Tesier, el director general de Anfac, José López-Tafall, y el director general de Sernauto, José Portilla.

Una jornada que se ha realizado para «ponernos al día» y saber «dónde estamos en movilidad eléctrica, qué necesitan las empresas en los expedientes o los Perte que están por decidir», entre otras cuestiones, tal y como ha explicado Aliaga. Y es que el sector de la automoción está viviendo unos momentos de «gran transformación». En la Comunidad «tenemos un pilar básico que es el fabricante de vehículos Stellantis y luego tenemos otro pilar que es todo el clúster del sector de la automoción, que da soporte no solo a la planta de Stellantis, sino a otros grandes fabricantes», ha señalado el vicepresidente.

Ayudas del Gobierno

Aliaga ha recordado en este sentido los más de 11 millones que se están agotando del Moves III, a los que hay que añadir los más de ocho millones suplementarios que llegarán del Gobierno de España. Desde 2017, en el marco del Programa de Ayudas a la Industria y la PYME (PAIP) se han diseñado distintas convocatorias para impulsar el desarrollo industrial. Esas líneas, cofinanciadas con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) o financiadas con la denominada Ayuda a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (React-UE) han supuesto la principal fuente de ayudas de la comunidad autónoma al sector industrial y, por inclusión, a la automoción.

Las ayudas han servido para financiar 40 proyectos vinculados a la automoción con un importe total de ayudas próximo a los 14 millones de euros y unas inversiones inducidas que se aproximan a los 60 millones de euros. La mayor parte de los proyectos que se han financiado con estas ayudas se centran en la transformación digital, mediante la mejora de procesos y la adquisición de bienes de equipo y otros activos para la implantación de tecnologías de robotización, simulación, conectividad y cloud, sistemas de monitorización y machine learning y, en general, de Industria 4.0. También se localizan diferentes proyectos en el campo de las energías alternativas y, en particular, del hidrógeno. Merece una mención particular el proyecto de Stellantis para el montaje de baterías para vehículos eléctricos o los esfuerzos realizados por esta misma compañía en materia de autoabastecimiento con renovables que se materializan en su parque solar fotovoltaico.

Un sector «realista»

Por su parte, Tesier ha resaltado que el sector «no es pesimista, es realista». «La industria de la automoción no se ha transformado con esta intensidad en un espacio de tiempo tan corto en toda su historia. Eso es un gran reto y somos realistas a las dificultades que se están viviendo», ha manifestado.

Ha querido recordar que «venimos de una pandemia, que la finalizamos pensando que todos los males se habían acabado y aparecieron la crisis de los semiconductores, de las materias primas, de los costes logísticos». Entonces, «si uno mira con perspectiva lo que hemos conseguido superar, creo que lo que hay que ser es optimista porque ha venido una tormenta perfecta en poco tiempo que nos tenía que haber dejado peor de lo que estamos», ha dicho Benito Tesier. Y ha subrayado que la industria del automóvil «está demostrando tener músculo, una gran capacidad de adaptación, de transformación y resistencia», aunque «eso no quita que el escenario que tengamos por delante sea difícil, pero con retos y oportunidades también».

La importancia del sector en Aragón

El sector de la automoción es un sector clave y estratégico en la economía de Aragón. Se trata de un sector tractor, con gran efecto inducido en otros sectores de la actividad económica. Supone un 6% del PIB aragonés, el 30,4% del empleo industrial y el 35% de las exportaciones de la Comunidad Autónoma, siendo este sector el de mayor peso en la exportación regional seguido del sector agroalimentario.

Actualmente las tendencias en movilidad son, resumidamente, la movilidad sostenible, la movilidad compartida, la movilidad conectada y la movilidad autónoma. En todos estos cambios están presentes dos conceptos principales que son la transición ecológica y la transformación digital.

Perte en la Comunidad

En cuanto a los Perte, Aliaga ha apuntado que «a ver si a partir del mes de octubre ya sabemos cuáles son los apoyos económicos y la participación y los fondos que reciben las empresas», ya que «han hecho un trabajo muy serio, presentado proyectos muy serios ligados al desarrollo del nuevo vehículo: conectado, comunicado, autónomo, eficiente, descarbonizado…».

Tesier ha afirmado que «entendemos que va a haber una aprobación generalizada, a lo mejor algunos con ajustes. En la industria auxiliar significa la confianza de poder invertir, transformar y actualizar nuestras plantas en modernas y de futuro. Tenemos la esperanza de mantener nuestras estructuras y ganar en cuota de mercado».

También el director general de Sernauto ha indicado que los Perte son «una herramienta positiva y va a ser una palanca que va a acelerar el momento de transformación en el que estamos». Pero desde Sernauto «pensamos que esto no puede parar aquí, tiene que haber otras ayudas mas adelante para seguir avanzando en este proceso de cambio», ha reclamado Portilla.

Finalmente, José López-Tafall ha añadido que «la crisis de microchips está mejorando, en vistas al segundo semestre creo que será bastante mejor que el primero, pero el nivel de producción es difícil que recupere las pérdidas de estos meses y estimamos que estará en torno al del año pasado, puede que incluso un poquito por debajo». Y ha estado de acuerdo con Portilla en que «la transformación no acaba en el Perte, sino que ahí empieza».

Print Friendly, PDF & Email