A mi hermano le da pánico que su hijo adolescente discapacitado comience a salir con amigos. La familia le decimos que tiene que empezar a ser autónomo, pero sufre mucho.

Disponer de autonomía es fundamental para que cualquier persona tenga una vida plena y satisfactoria. Pero la autonomía va más allá de aprender a realizar actividades cotidianas, también se relaciona con la posibilidad de establecer relaciones con otras personas, desenvolverse en sociedad y poder tomar decisiones de manera independiente.

Fomentar y potenciar la autonomía e independencia de las personas con discapacidad es básico para mejorar su calidad de vida y aumentar su autoestima. En este camino de inicio a que su hijo realice planes sociales, tu hermano debe disponer de asesoramiento profesional y conocer la experiencia de otras personas que viven o han vivido una situación similar para lidiar con sus miedos y prejuicios. Así como contar con el apoyo de familiares, amigos, e incluso de asociaciones que se dedican a realizar actividades sociales con discapacitados.

Mi consejo: Es importante permitir a las personas con discapacidad socializar y construir amistades, ya que las relaciones personales es uno de los aspectos fundamentales para que las personas (con o sin discapacidad) puedan disfrutar de una vida plena.

Print Friendly, PDF & Email