El rap y la improvisación enloquecen Zaragoza en una FMS que congrega a casi 4.000 personas

FMS Zaragoza
La Freestyle Master Series es la única liga profesional de batallas de gallos

«¿No es Zaragoza la cuna del rap? Pues que se note» Y así, como en un chispazo, el Príncipe Felipe enloquecía este domingo con la euforia de casi 4.000 personas que ansiaban ver por primera vez en la capital aragonesa una nueva jornada de la Freestyle Master Series, FMS, una batalla de gallos en mayúsculas que congregó a doce maestros de la rima y la improvisación dispuestos a rapear con lirismo para hacer las delicias de un muy entregado público zaragozano.

«Porque yo soy un molino y esto es la ciudad del viento». Y el público comenzó a alabar y ovacionar a Mnak que, micro en mano y pasión en las venas, se enfrentaba a Hander en la primera de las seis batallas. Calendario, portátil, spray, vintage…Las palabras comenzaban a aparecer con ritmo vertiginoso en la pantalla mientras los raperos lo daban todo sobre el escenario para alzarse con la victoria. Estaban en Zaragoza y sabían dar con la tecla perfecta para levantar a un público al que, por otra parte, le hacía falta muy poco para demostrar con brazos en alto y saltos las ganas que había de una FMS. «Hoy soy un vikingo y vengo a domar a estos leones» o «que KaseO es tu padre pues ni se ha dignado a venir a verte». Y cuanto más «hate» se tiraban los dos raperos, más se levantaba el público zaragozano. Y así, tras cinco «rounds» Mnak se hizo con la primera de las victorias.

Fueron unas cuatro horas y media que se pasaron como en un suspiro para todos, menos para esos padres que acompañaban a sus hijos menores de edad y que no sabían dónde meterse entre tanto jaleo y rimas vertiginosas. «Si es que ni se entiende lo que dicen, que van muy rápido». Los pequeños hacían caso omiso y con los brazos en alto y gritando «se lo damos en 3, 2, 1…» daban la bienvenida a la segunda batalla de la noche: Gazir vs Blon. Los zaragozanos querían a Gazir y Gazir quería a los zaragozanos, por eso cuando eligió la base del electro rap para improvisar durante dos minutos, el Felipe se cayó.

Y es que así es la FMS, los favoritos mueven a las masas, aunque el público zaragozano, ejemplar y empático, aplaudió y ovacionó a todos casi por igual y eso hizo que los raperos lo agradeciesen una y otra vez en un espectáculo único. Y Gazir precisamente fue el MVP de la noche con 281,5 puntos que lo lanzaron directo al estrellato.

En el ecuador de la noche Tirpa y Zasko se enzarzaron en una batalla llena de lirismo, gracia, insultos por doquier y provocaciones que se saldaron con Zasko como ganador. Algunos estaban de acuerdo, mientras que otros gritaban «tongo», pero ya se sabe, nunca llueve a gusto de todos. Y entonces, llegó el «batallón», no lo decimos nosotros y es que todo el Felipe lo coreó con Sara Socas y Mr Ego que batallaron como dos titanes en un duelo a fuego. «Vicios y virtudes», por el disco de Violadores del Verso, y Aragón fueron dos de los temas sobre los que improvisaron dejándose la piel en el escenario y haciendo que los zaragozanos no cupiesen en ellos mismos de gozo.

A lo que Mr Ego le decía «zorra» a Sara Socas, Sara Socas contestaba con un insulto todavía más bestia. Pero así son las batallas a todo o nada, a vida o muerte. Eso sí, solo con el micrófono en la mano y la rima en la boca, pues con la batalla acabada los «gallos» se abrazaban y chocaban sus manos felicitando a su enemigo. Tan buena fue la batalla que fue la primera réplica de la noche, esto es, el jurado no pudo elegir al mejor en las cinco «rounds» y añadieron una sexta para acabar poniendo a Mr Ego en el podio. Pero Sara Socas fue la reina entre tanto rey y eso el público lo sabía, por eso la ovacionó y coreó su nombre dejando claro lo que gustaba su reinado.

Y hablando de reyes, Chuty dejó claro que era el supremo en cuanto salió al escenario en la quinta batalla. Se enfrentaba a Sawi, digno rival que conocedor de la magnitud de su adversario lo dio todo durante las cinco «rounds». Y es que ya lo dijo él, «ante Chuty no me voy a achantar». Lo dijo y lo demostró y se ganó un cálido y estruendoso aplauso de todo el Príncipe Felipe. Sabían quién iba a ganar desde el primer verso, pero eso no hizo que no fuera un auténtico duelo en el que Chuty se hizo con la victoria, pero Sawi no dejó indiferente. Y así, con los ánimos en el cielo y el fervor saliendo por cada poro de las 3.700 que llenaron el Felipe llegó la última batalla de esta quinta guerra de la FMS.

«Venga chavales que estamos cansados ya pero esto hay que reventarlo». Skone y Sweet Pain salieron sobre el escenario como dos torbellinos, corriendo, tirándose por el suelo y haciendo rimas imposibles que les llevaron hasta el cielo. Fue otro «batallón» que se saldó con otra réplica. Quizás, la más igualada de la noche y la que más pasiones despertó en un público que no sabía muy bien con quién ir, pues cada vertiginosa rima era mejor que la anterior. La batalla se la llevó Skone y Sweet Pain una ovación que ocasionó tanto estruendo como emoción. Y así finalizaba una quinta edición de la FMS en la que Zaragoza demostró que, efectivamente, sí es la cuna del rap.

Print Friendly, PDF & Email
FMS Zaragoza