Moncloa aprueba un cheque de 200 euros para las rentas bajas y baja el abono del transporte público

El nuevo real decreto estará en vigor hasta el 31 de diciembre

El Gobierno ha aprobado este sábado en Consejo de Ministros extraordinario un nuevo real decreto con medidas para hacer frente a las consecuencias sociales y económicas de la guerra en Ucrania. De esta forma, el Ejecutivo renueva las acciones adoptadas en el paquete anterior e incluye novedades como un cheque de 200 para las rentas más bajas, un descuento del 50% para los abonos de los transportes públicos dependientes del Estado y una revalorización del 15% de las pensiones no contributivas.

Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa posterior a este Consejo de Ministros extraordinario, en la que ha señalado que el nuevo real decreto estará en vigor hasta el 31 de diciembre. Hasta esa fecha se aplicará la subida de las pensiones no contributivas en un 15%, en línea con el alza que ya se aprobó en abril para el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

El presidente del Gobierno ha subrayado que el alza de las pensiones de invalidez y no contributivas supondrá un aumento de 60 euros al mes, 360 euros hasta final de año. Además, el descuento del 50% en los abonos y bonos multiviajes de los transportes públicos prestados por el Estado estará vigente desde septiembre hasta el 31 de diciembre. En el caso de los transportes prestados por las comunidades autónomas, Sánchez ha cifrado este descuento en un 30% y las autonomías podrán complementarlo hasta el 50% con recursos propios.

El decreto, que supone una inversión pública de más de 9.000 millones de euros, derivado de 5.500 millones en gasto para proteger a sectores y familias y 3.600 millones en rebajas fiscales, incluye también la reducción del IVA de la electricidad del 10% al 5%. En este punto, Sánchez ha explicado que, si en el primer decreto se reducían un 60% los tributos de la electricidad, ahora se bajan un 80%.

Asimismo, se impondrá un tope al precio de la bombona de butano, lo que favorecerá el “bienestar” de las personas más vulnerables que, según Sánchez, ayudará especialmente a los entornos rurales.

Con estas medidas, el presidente ha cifrado en 3,5 los puntos de inflación que se podrán contener, y en 15.000 millones de euros el «esfuerzo» del Gobierno a lo largo del año para mitigar las consecuencias de la actual situación, lo que supondrá un punto del Producto Interior Bruto (PIB).

Al hilo de esta reflexión, el jefe del Ejecutivo ha recordado que la inflación se situó en mayo en el 8,7%, pero ha defendido que sin las medidas que el Gobierno está adoptando sería “mucho mayor”.

Prórroga de medidas

El presidente ha detallado que se prorrogan medidas como el aumento del 15% del Ingreso Mínimo Vital (IMV); el aplazamiento de cuotas a la Seguridad Social en el sector pesquero, agrario y de transportes; ayudas directas para la industria gasintensiva; la ampliación de las ayudas para paliar las consecuencias de la sequía que sufre España; las medidas de apoyo a los afectados por la erupción volcánica que sufrió La Palma el pasado año; y el tipo de IVA reducido del 4% para las mascarillas para hacer frente a la pandemia.

También se mantendrá la flexibilización de los contratos de suministro de gas; la ampliación del bono social, que según Sánchez, está ayudando a dos millones de hogares; la “minoración” de la retribución de la energía eléctrica; la reducción al 0,5% del impuesto especial sobre la electricidad; y la suspensión del impuesto sobre el valor de la producción de la energía eléctrica, “tan importante para las empresas e industrias del país”.

Igualmente, Sánchez ha resaltado que se mantiene la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible hasta el 31 de diciembre; la prohibición de cortar el suministro de luz, agua y gas a consumidores vulnerables; el tope del 2% para los incrementos del alquiler de las viviendas; y la imposibilidad de despedir trabajadores por causa del precio de la energía en aquellas empresas que están recibiendo ayudas del Estado.

Nuevo impuesto a las empresas energéticas

Igualmente, Sánchez ha anunciado este sábado un nuevo impuesto que gravará los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas como consecuencia del “alza de los precios energéticos”, una medida que va a ser “muy importante” para el “reparto justo” de las “cargas” económicas y sociales provocadas por la guerra en Ucrania. No obstante, como un nuevo impuesto no se puede aprobar en un real decreto ley, sino que tiene que ser mediante un proyecto de ley, ha comentado que desde el Ministerio de Hacienda “ya se viene trabajando hace unas semanas” en esa norma y esperó poder presentar esta iniciativa en las Cortes Generales “en pocas semanas para que esté en vigor” en enero del año que viene.

Print Friendly, PDF & Email