Un hombre que afirmó salvar una gallina en una zona sin animales, investigado por el incendio de Nonaspe

La Guardia Civil realiza labores en la zona arrasada de Nonaspe

La Guardia Civil ya tiene un sospechoso por el incendio ocurrido en Nonaspe que calcinó 2.400 hectáreas entre Nonaspe y Mequinenza. Se trata de un hombre que afirmó que se quemó las manos salvando a una gallina, pero lo cierto es que en la zona no había animales a excepción de un perro de su propiedad. Se le investiga por un presunto delito de incendio forestal.

Fue el equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Zaragoza quien llevó a cabo la inspección del terreno. Tras tener conocimiento del inicio del fuego, los agentes se personaron en la zona para realizar la inspección del terreno y determinar las causas del mismo.

Además, el mismo día del incendio, una patrulla de la Guardia Civil de Maella se personó en el centro de salud de esa localidad. Esto se debía a que una persona estaba siendo atendida por quemaduras en sus manos a consecuencia del fuego. Esta persona resultó ser el propietario de una parcela en Nonaspe, y comunicó a los agentes que se encontraba trabajando en su finca cuando observó detrás de él un fuego. Según su primera versión, fue al intentar sofocarlo cuando causó las citadas heridas.

Sin embargo, esta versión al día siguiente resultó ser contradictoria con la que facilitó a Seprona. A ellos les dijo haber sufrido las quemaduras al coger un carretillo tras intentar salvar a una gallina. Extremo que resultó sospechoso a los agentes puesto que en la parcela y alrededores no existía ningún animal excepto un perro en la finca de esta persona.

Una vez finalizado el estudio sobre el terreno afectado por el fuego, localizado el foco de inicio y realizado un exhaustivo estudio del área de inicio, el Seprona determinó que el incendio se produjo junto a la construcción de un vallado ubicado en la parcela de la persona que resultó con quemaduras. De hecho, se le habrían ocasionado como resultado de las chispas producidas por la herramienta utilizada en labores de limpieza de vegetación en dicho lugar.

Por todo ello, este varón de 57 años y vecino de Nonaspe, fue investigado por un presunto delito de incendio forestal.

Print Friendly, PDF & Email