Miguel Ángel Otín / Secretario General de Huesca Suena

Las industrias al servicio del sector primario en Huesca (2)

Miguel Ángel Otín

Siguiendo con el «guante» que me lanzó el genial y vitalista Luis Iribarren Betés sobre ensayo de «artículo a dos voces temáticas», «tocar el piano a cuatro manos», «escrito a dos plumas»… o, según su último reto, «con pulso firme y púa afilada».

Casualmente estaba leyendo: «El Grupo Parlamentario de Ciudadanos ha solicitado al Ejecutivo de Javier Lambán un plan de industrialización que apoye y fomente el desarrollo económico y empresarial de la ciudad de Huesca» cuando en la bandeja de mi correo entraba el reto de Luis.

Luis, en su artículo, pone mucho énfasis en el tema de riegos y regantes y sus organizaciones. Siendo muy importante y reconozco su labor, ojalá volvamos a ver a los Monegros como los antiguos Montes Negros. Y, por supuesto, el embalse de Almudévar.

Menciona el origen como herreros de algunos fabricantes altoaragoneses de maquinaria agrícola. ¡Cómo supieron transformarse! A los por él citados, incorporo a las desaparecidas sembradoras de Lamusa, a las autopropulsadas cosechadoras de Albajar-iasa, (precisamente estos días se celebra el 75 aniversario de la primera cosechadora autopropulsada John Deere), o a los arados Baches.

La provincia de Huesca contaba durante gran parte del pasado siglo con una economía fuertemente especializada en el sector primario. En ella la agricultura representaba en torno a un 20% del VAB, cifra que triplicaba la media aragonesa y cuadruplicaba la media nacional. Son varias las empresas que pueden citarse y que serían la muestra de esta pérdida de tejido industrial en la ciudad de Huesca. Durante los años 80 y 90, diversas empresas con notable relevancia en la ciudad y con gran impacto en el empleo cesaron su actividad. Industrias Albajar, Lamusa, Garasa, Sanyo-Eurotron, Huesca Maquinaria (HUMSA), Durometal, Alvi, Luna Equipos Industriales, Mildred Pastelería, Pauni o Harineras Porta, entre otras.

Pero como lo positivo e interesante es mirar al presente, considero dejar constancia de una buena representación de actuales marcas fabricantes de maquinaria agrícola, por ejemplo, Industrias Lacasta (remolques autocargadores para forrajes), Agrícula Mur (rastrillos hileradores y rodillos cultivadores), TATOMA en Monzón, con su internacional mezclador autopropulsado-Unifeed, y otras como Agarín, Gascón, y mención especial para Kuhn (Francia), uno de los principales fabricantes mundiales de maquinaria agrícola desde 1828, que tiene su filial, Kuhn Ibérica, en Huesca como delegación para España y Portugal. Ah… y Harineras Villamayor, gran ejemplo de adaptación.

Si importante y vital era el sector de fabricantes de maquinaria agrícola, el sector agroalimentario altoaragonés sigue siendo muy importante y en crecimiento: el potencial de la industria agroalimentaria aporta más del 10% del PIB provincial y emplea a 13.000 personas. Representa la segunda cabaña porcina y la quinta bovina a nivel de España. Aragón y a la cabeza Huesca, es el primer productor español de alfalfas. Las 180.000 hectáreas de regadío de la provincia se destinan a la producción de maíz, alfalfa y fruta.

Otros puntos fuertes son la calidad alimentaria Denominación de Origen protegida Somontano, IGP Ternasco de Aragón y los más de 25 productos acogidos a la marca de calidad alimentaria C´alial. Y, en formación, la Escuela Politécnica Superior Universitaria en Ingeniería Agroalimentaria y Ciencias Ambientales y el Centro Público Integrado de Formación Profesional Montearagón. Mi recomendación para los jóvenes, que estudien FP Dual en Mecánica de Maquinaria Agrícola…la tecnología ha irrumpido notablemente.

No soy especialista en el tema, pero no quiero olvidarme de un binomio que, en mi opinión, está condenado a entenderse: los riegos y las energías renovables. Los embalses pueden beneficiarse de la aplicación de técnicas al respecto. Desde el hidrógeno, hasta la fotovoltaica…

¡Larga vida al sector agroalimentario altoaragonés y aragonés!

Print Friendly, PDF & Email