Hasta 18 personas solicitan ayuda para morir en el primer año de la Ley de Eutanasia

Más de un millar de trabajadores han decidido declararse objetores

La aplicación de la Ley de Eutanasia cumple un año en Aragón, un periodo en el que se han analizado 18 solicitudes y se han realizado tres prestaciones de ayuda para morir. Esta ley reconoce el derecho de las personas que tengan un padecimiento o enfermedad grave, incurable, con gran sufrimiento y sin posibilidad de mejoría a solicitar a solicitar la eutanasia.

La norma establece un proceso para realizar la deliberación con el paciente y para verificar si se cumplen los requisitos. La Comisión de Garantía y Evaluación, formada por profesionales sanitarios de medicina y enfermería y por profesionales del ámbito jurídico, realiza la verificación previa de los casos enviados por el equipo asistencial, revisa las reclamaciones y realiza un asesoramiento del funcionamiento de la norma.

De las 18 solicitudes que ha recibido, cuatro han obtenido la verificación previa positiva por parte de la Comisión y se han realizado tres. Actualmente hay una en el proceso de deliberación.

La ley garantiza también el derecho a la objeción de conciencia para los profesionales sanitarios. En estos momentos, 1.026 trabajadores han decidido declararse objetores (823 médicos, 193 enfermeros, nueve farmacéuticos y una de otras categorías laborales). Asimismo, se están realizado cursos de formación para los profesionales sanitarios de Aragón sobre la atención al final de la vida y la eutanasia a los que se han inscrito más de 400 profesionales.

Print Friendly, PDF & Email