Los ecologistas exigen la paralización de la unión de estaciones de Candanchú, Astún y Formigal

"Como el proyecto incumple todos los objetivos ambientales", el Ejecutivo español se "verá obligado" a devolver los fondos europeos

«El Pirineo es una de nuestras joyas y hay que protegerlo por encima de todo». Así lo han manifestado este martes las organizaciones ecologistas de WWF, Greenpeace, SEO BirdLife, Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra, que han exigido en Zaragoza la paralización «inmediata» de la unión de estaciones de esquí en el Pirineo aragonés. Precisamente, las entidades ecologistas hacían referencia al proyecto de Aramón y la Mancomunidad del Valle de Arán, que ha presentado la Diputación de Huesca al Ministerio de Industria, donde proponen financiar con fondos europeos la unión de Candanchú, Astún y Formigal.

Las cinco organizaciones han apuntado a que dicho proyecto no debe llevarse a cabo «por sus negativos impactos ambientales». «Daría continuidad a un modelo de desarrollo insostenible, que no genera empleo de calidad y que está destinado a desaparecer en el corto plazo por las condiciones meteorológicas provocadas por el cambio climático», ha sostenido la coordinadora de Amigos de la Tierra, Blanca Ruibal.

Asimismo, han reconocido que la construcción de la infraestructura de conexión entre estaciones «comportaría un espacio irreparable en el paisaje» y en las especies de fauna y flora, «especialmente en el paraje del Canal Roya». Las entidades, que han hecho hincapié en que el proyecto pretende levantar dos entramados de grandes pilastras mecánicas para sostener cables por los que discurrirán telecabinas en ambas direcciones, han recordado que el Canal Roya tiene abierto un procedimiento para la creación de un nuevo parque natural. «No debería haber ninguna intervención sobre la zona», han justificado.

«Este proyecto se enmascara como turismo sostenible y no cumple con el principio de no hacer daño significativo, condición establecida por la Unión Europea para la asignación de los Fondos Europeos Next Generation», ha denunciado la directora ejecutiva de Greenpeace, Eva Saldaña. «No cumple los seis objetivos medioambientales definidos por la UE», ha afirmado, tras enumerarlos. «No cumple con la mitigación y adaptación al cambio climático, el uso sostenible de los recursos hídricos y marinos, la transición hacia la economía circular, la prevención y control de la contaminación, y la protección y recuperación de la biodiversidad», ha indicado Saldaña.

Asimismo, han avanzado que, «como el proyecto incumple todos los objetivos ambientales», el Ejecutivo español se «verá obligado» a devolver los fondos europeos. «Además de los impactos locales sobre la biodiversidad, la creación de nuevas infraestructuras y carreteras, supondría un aumento del flujo de vehículos, lo que impide la lucha contra el cambio climático. Vamos a denunciar esta situación ante la Comisión Europea si hiciera falta y, no cabe duda de que si ha sido financiada con dinero europeo, la UE va a obligar a su devolución», ha destacado el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo.

«También nos dirigimos a la coherencia del gobierno de Sánchez, que ha hecho de la lucha contra el cambio climático una de sus banderas; un proyecto como este no puede recibir fondos de Industria. Vamos a pedir a Transición Ecológica un análisis para ver si cumple con los criterios y, hasta que se produzca, exigimos la paralización inmediata de los fondos», ha recalcado Del Olmo.

Print Friendly, PDF & Email