Empieza el verano en Aragón tras el mes de junio más cálido desde 1950

A las 11.14 horas ha dado comienzo el solsticio de verano

Después de una larga semana superando los 40 grados, este martes, 21 de junio, Aragón da la bienvenida al verano con un ligero descenso de las temperaturas que ha puesto fin a una histórica ola de calor primaveral. Aunque cualquiera creería que llevábamos ya muchos días inmersos en plena estación veraniega, lo cierto es que la primavera no ha dicho adiós hasta las 11.14 horas, cuando ha dado comienzo el solsticio de verano. “El astronómico, porque el verano climatológico ya lo habíamos dado por comenzado hace casi un mes”, ha asegurado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Rafael Requena.

Y es que los días de la última semana se han hecho largos en toda España y especialmente en Aragón, una de las zonas más calurosas del país. El calor extremo del mes de junio ha provocado una oleada de incendios en media España, en territorios como Cataluña, Aragón, Castilla y León, Navarra, País Vasco, Castilla La Mancha y la Comunidad Valenciana. Un calor que ha asfixiado de día y tampoco ha dado tregua de noche, y que ha disparado los termómetros por encima de la media habitual en esta época del año.

El mes de junio termina así como uno de los más tórridos que recordamos pero, según la Aemet, lo que ha sido especialmente inusual no ha sido tanto la ola de calor de los últimos días como las altas temperaturas de la primera quincena del mes, “el arranque más cálido de junio que se ha registrado desde 1950”. Entre los días 1 y 14 de junio, España estuvo a 4 grados por encima de lo normal, superando en 0.7 el récord que hasta ahora ostentaba el año 2003, y con temperaturas máximas de hasta 5 grados por encima de la media. Además, “aunque ha habido tormentas, estas han dejado muy poca precipitación”, ha declarado Requena.

A pesar de que la ola de calor comenzó el 12 de junio y se prolongó hasta el día 18, en Zaragoza este lunes los termómetros todavía marcaban hasta 36 grados: “No son los 40 de hace unos días pero costaba considerar que la ola había acabado de verdad”, ha dicho Requena, quien ha recalcado que “la inmensa mayoría de España ayer no llegó a alcanzar los 30 grados, un contraste que implica que en Aragón hemos salido de la ola de una forma mucho más lenta que otras Comunidades”.

Se trata de “la ola de calor más intensa de las que han comenzado antes del 15 de junio, pero no ha llegado a superar la de julio de 2019, en la que se batieron récords absolutos. Eso sí: ha sido muy extensa, con 28 provincias afectadas. La segunda más extensa tras la de agosto de 2012 y empatada con la de julio y agosto de 2003”, han explicado desde la Aemet.

La Almunia de Doña Godina batió el récord de la semana con 42,6 grados, aunque también sufrieron por el calor en Alhama de Aragón, que llegó a 40 grados el pasado martes; Híjar, a 42,2, el miércoles; Fraga, a 41,3, el jueves; y Zaragoza, en el barrio de Valdespartera, a 42,1, el viernes. Además, el último fin de semana los incendios sacudieron la Comunidad, con fuegos en Nonaspe, Barbastro, Cuarte de Huerva y la zona de Calanda-Castelserás, entre otros puntos.

Las altas temperaturas, unidas al fuerte viento, que ha dejado rachas de más de 60 kilómetros por hora, han complicado más la ya de por sí difícil situación, marcada por las alrededor de 1.800 hectáreas arrasadas en los términos municipales de Nonaspe y Mequinenza, donde el incendio –el mayor desde 2015– sigue sin darse por controlado y continúan reavivándose las llamas. Requena se ha mostrado preocupado por el “viento del suroeste, que es mucho más seco y dificulta aún más la extinción de los incendios”.

Sólo hay un precedente de ola de calor tan temprana en España, hace 41 años. Las temperaturas extremas en estas fechas serán cada vez más frecuentes, según los expertos, por culpa del cambio climático.

Una primavera cálida y húmeda

“El comportamiento global de la primavera ha sido cálido y húmedo”, ha resumido Requena, y es que aunque marzo y abril fueron meses algo más fríos, las altas temperaturas de mayo provocaron que finalmente la anomalía del trimestre fuera de 0.8 grados por encima de lo habitual.

Marzo fue un mes frío pero también muy húmedo en las tres capitales de provincia de Aragón, mientras que abril tuvo un comportamiento relativamente normal. Eso sí: mayo superó en más de 3 grados sus temperaturas habituales en la Comunidad pero también a nivel nacional, y el porcentaje de precipitación de este mes fue muy bajo, sobre todo en zonas de Huesca y de la mitad norte de Aragón. De hecho, el delegado territorial de la Aemet ha asegurado que el de 2022 ha sido “el mes de mayo más seco desde el año 1961 en nuestra Comunidad”.

Ni siquiera el carácter lluvioso de marzo y abril fue suficiente para paliar la situación de sequia meteorológica con la que terminó España el invierno: “A mediados de junio de 2022, ha llovido un 25% menos de lo normal desde el 1 de octubre”, ha asegurado Requena.

El verano será más cálido

En cuanto a la predicción de junio, julio y agosto, Requena ha asegurado, con un 70% de probabilidad, que las temperaturas de este verano volverán a estar por encima de su valor habitual, como últimamente está sucediendo año tras año.

Además, aunque ha predicho que las precipitaciones probablemente también estén por debajo de lo normal, en los próximos días habrá tormentas intensas con precipitaciones abundantes, sobre todo de cara al próximo fin de semana.

El delegado territorial de la Aemet en Aragón ve probable que la semana que viene vuelvan a subir las temperaturas, que podrían acercarse otra vez a los 40 grados que hace tan pocos días hemos dejado atrás.

Print Friendly, PDF & Email