El COE insiste en culpar a Aragón de tumbar el acuerdo técnico para la candidatura conjunta

Blanco ha dejado la puerta abierta a presentar un nuevo proyecto en el futuro

El presidente del COE, Alejandro Blanco, ha tirado la toalla públicamente para presentar una candidatura conjunta a los JJOO de Invierno de 2030 no sin volver a lanzar sus dardos hacia Aragón. El máximo representante del organismo olímpico estatal, sin ninguna autocrítica, ha vuelto a culpar al Ejecutivo aragonés de tumbar el acuerdo de la mesa técnica, pese a que en ningún momento dio el visto bueno a ese primer reparto, y de no aceptar una segunda propuesta de la Generalitat que le quitaba todo el patinaje a Zaragoza a cambio de unas mínimas pruebas de freestyle. Pese a ello, ha dejado la puerta abierta a presentar un nuevo proyecto en el futuro.

En definitiva, no habrá candidatura conjunta y el líder del COE ha sido muy directo. “Hay un momento en que se rompe. Lambán dice que no está de acuerdo y lo lleva a otro terreno. Todo el mundo ha intentado que se resolviese, pero Lambán ha dicho que no y es su decisión, su responsabilidad”, ha declarado. Y ha puesto la guinda a su acusación: “Conocéis quién rompe el acuerdo táctico”, ha aseverado sobre un proyecto que se ha dinamitado “desde dentro”.

El COE ha informado al Comité Olímpico Internacional que desea seguir trabajando con la comisión de “futuras sedes” de los Juegos de Invierno. Eso se hace con miras a que España acoja un evento de estas características a pesar de que “en el momento actual, no está en condiciones de presentarlo”.

Para Blanco, no tenían “el mejor proyecto técnico”, entre otras cosas porque “no se pueden hacer grandes inversiones”. Sin embargo, sí había “dos pilares importantísimos: la regeneración de un territorio y tener un proyecto deportivo que se base en el entendimiento, el respeto y el diálogo”. Era un proyecto “que pretendía integrar, unir, aunar voluntades, aumentar el compromiso”.

Desde el COE se ha asegurado que era un proyecto que partía “de la sociedad” y no de la política. Siempre según su versión, lo sintió con la sociedad civil, con los grandes empresarios tanto de Barcelona como de Zaragoza, los presidentes de pymes o los representantes de estamentos sociales. Tanto en Jaca como en el Valle de Arán los alcaldes y concejales apoyaban “al 100%” la candidatura.

“Al final, por circunstancias que todos conocen, este proyecto deportivo ha derivado en enfrentamientos políticos internos importantes”, ha insistido una vez más. De hecho, asegura que están basados “en algún caso en mentiras, desavenencias, suposiciones y susceptibilidades”. Y lo ve “más propio de una política no adecuada, donde deben primar criterios de excelencia, porque los rivales eran sedes de otros países”.

Una candidatura agotada

A nivel internacional, la falta de acuerdo ha sido evidente y “ha lastrado el proyecto hasta llevarlo al agotamiento”. “No podemos materializar aquello que hemos trabajado durante tanto tiempo. Esperamos que en un futuro podamos presentar una candidatura sólida y sin inconvenientes”, ha insistido Blanco. Se abre la posibilidad de que los territorios que lo deseen presenten su proyecto al COE y, cuando esté aprobado, hablar con el COI.

Según Blanco, lamentan esta situación. Hay “demasiado tiempo invertido, ilusiones, un proyecto que regenera territorio, crea trabajo, mejora la imagen de España, tiene un retorno positivo en cuanto inversión”. Sin embargo, y de esta forma, la candidatura conjunta entre Aragón y Cataluña desaparece definitivamente.

Print Friendly, PDF & Email