Sumergirse en el mar en los Depósitos Pignatelli de la mano de la fotógrafa Isabel Muñoz

La exposición "Somos agua" se podrá ver hasta el 28 de agosto. Foto: Laura Trives

El ruido de las olas, la belleza poética de su movimiento, la oscuridad, el silencio y la humedad hace que acudir a los Antiguos Depósitos Pignatelli desde este lunes y hasta el próximo 28 de agosto sea algo así como sumergirse en el mar y sentir esa calma de la que carece la superficie. «Somos agua» es una experiencia sensorial y profundamente inmersiva de una de las más prestigiosas fotógrafas del panorama internacional, Isabel Muñoz, que forma parte de PhotoEspaña.

Una gran pantalla de cinco metros llena de olas, peces y otros animales marinos envuelve al visitante en una experiencia multisensorial y es que las cámaras que están a los lados del panel detectan el movimiento y hacen que el océano cambie a medida que nos vamos acercando. Así, cuando vemos la obra desde fuera vemos «el océano que queremos, el que teníamos antes» y cuando el ser humano se va acercando «vemos la manera en que se están destruyendo por la falta de compromiso social», ha relatado la fotógrafa.

Y es que la belleza poética de sus fotografías y de los videos va mucho más allá de transmitir sensaciones y emociones, pues tiene un fin reivindicativo que hizo que la artista asumiese un auténtico reto. «No se puede defender nada que no se ame y cuando amas algo entras en un estado de éxtasis que te hace hacer cosas que jamás creerías», ha relatado. Y es que Muñoz se sumergió junto a la apneista japonesa Ai Futaki en algunos de los océanos más grandes del mundo, además de en Tabarca, donde está una de las primeras reservas marinas del Mediterráneo, o en los acuarios del Oceanográfico de Valencia.

Las fotografías son delicadas y bellas, pero también potentes y en la mayoría aparecen apneistas en las profundidades del mar. Ai Futaki nada como una sirena junto a los peces y demás especies «que la tratan como a una más» e incluso se sumerge bajo un iceberg que más bien parece a una nube con un ligero neopreno.

«Empecé a trabajar en este proyecto hace unos seis años porque creía en la sostenibilidad y en el respeto al mar y a la naturaleza. En el siglo XXI consumimos más plástico que en todo el siglo XX y ahora, cuando comemos pescado, cuando mis nietos lo comen, se están comiendo la mayoría del plástico que vertemos y con el que nos cargamos el mar», ha relatado Isabel Muñoz.

La fotógrafa, que cuenta con dos premios World Press Photo y otros tantos reconocimientos, no prescinde de la belleza para contar la parte más oscura de la vida, «pues se puede encontrar belleza en cualquier lado» y representa esta reivindicación con colores blancos, rojos y ese azul del mar que espera recuperar a través de la concienciación. «Somos agua» es una experiencia sensorial e inmersiva que se podrá ver en los Depósitos Pignatelli hasta el 28 de agosto.

Print Friendly, PDF & Email