Aragón es la región que menos sube el precio del alquiler frente al año pasado: un 0,81%

Aragón fue la sexta autonomía con el precio más caro, por detrás de Madrid

El piso tipo de alquiler en Aragón registró en mayo de 2022 un precio medio de 8,12 euros por metro cuadrado. Esta cifra marcó un ascenso mensual del 0,12%, el menos señalado de España. Respecto a mayo del año pasado, Aragón registró un ascenso del 0,81%, el más contenido del país, según el informe mensual de precios de alquiler de pisos.com,

Aragón fue la sexta autonomía con el precio más caro, por detrás de Madrid (13,14 euros por metro cuadrado), entre otras. Por su parte, el piso tipo de alquiler en España finalizó el pasado mes de mayo con un precio medio por metro cuadrado de 10,23 euros. Esta cifra marcó un ascenso del 0,59% frente al mes de abril. Interanualmente, el repunte fue del 5,46%.

Respecto al mes pasado, la provincia de Zaragoza (2,35%) arrojó un ascenso intermedio. Huesca (-0,17%) fue la provincia española que menos se ajustó y Teruel (-0,99%) la quinta. Interanualmente, Huesca (1,75%) registró un incremento contenido. Zaragoza (0,20%) fue la que menos subió de España y Teruel (-2,20%) fue la tercera que menos se ajustó del país. Con 4,01 euros por metro cuadrado en mayo de 2022, Teruel fue la octava provincia española más barata, mientras que Zaragoza, con 6,97 euros por metro cuadrado, fue la más cara de la autonomía.

En cuanto a las capitales aragonesas, Huesca (3,02%) lideró las subidas nacionales mensuales. Zaragoza (-0,12%) y Teruel (-0,62%) fueron las capitales que menos se ajustaron del país. Frente a mayo de 2021, subieron todas las capitales aragonesas, registrando Huesca (9,36%) el décimo tercer repunte nacional más intenso. En el apartado de precios, Teruel (6,39 euros por metro cuadrado) fue la sexta más barata de España, mientras que Zaragoza (9,24 euros por metro cuadrado) tuvo la renta más elevada de la región.

Los precios del alquiler siguen tensionados al alza. Según el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, “el progresivo encarecimiento de la vivienda en venta, la reducida oferta de producto residencial de obra nueva y el agotamiento del ahorro acumulado durante la etapa más restrictiva de la pandemia generan un efecto de contagio en las mensualidades de arrendamiento”. El experto explica que “tanto aquellos cuya situación financiera no les permite por ahora ser propietarios como los que no encuentran lo que buscan en el mercado actual optan por ser inquilinos, lo que hace subir las rentas”.

El portavoz del portal inmobiliario indica que “la prórroga hasta septiembre de la limitación de las subidas al 2% para evitar que los contratos de alquiler en vigor se actualicen conforme al IPC está conteniendo una subida que podría ser incluso mayor”. Font revela que “hacer que el alquiler camine de forma paralela a la inflación, teniendo en cuenta la escasa e incluso nula revalorización de los salarios, sería un golpe muy duro para las familias. Sin embargo, trasladar a los caseros la responsabilidad tampoco es la solución más efectiva”. Para el directivo, “la clave está en resolver el auténtico problema estructural que arrastra el arrendamiento en España: la falta de oferta”.

Print Friendly, PDF & Email