David Arranz / Diputado de VOX en las Cortes de Aragón

Una lacra que va en aumento

David Arranz
David Arranz

El suicidio es la principal causa externa de muerte en España. Triplica prácticamente  la cifra de muertes por accidentes de tráfico. Multiplica por catorce el número de homicidios, y por ochenta y cinco, el de las muertes por la llamada “violencia de género”. Unas cifras, sin embargo, que no incluyen las numerosísimas tentativas de suicidio.

Aragón no es ajeno a esta grave situación. La media de suicidios en la comunidad es de ciento trece personas por año. Un suicidio cada tres días en Aragón. Y ello, insisto, sin olvidarnos de las tentativas, de entre seis y siete diarias, unas dos mil quinientas anuales.

Los datos y las estadísticas son demoledores. La Fundación Española para la Prevención del Suicidio nos aporta los últimos datos estadísticos de suicidios en el año 2020. Se produjeron 3.941 suicidios. El 74,3 % de hombres, con 2.930 y de mujeres un 25,7%, con 1.011. Lo que equivale a once suicidios diarios. Un suicidio cada poco más de dos horas.

En Aragón, el 42,7% de las personas que se quitaron la vida, eran mayores de 60 años. Un dato, el relativo a esta franja de edad, con un preocupante incremento del 20% respecto a 2019.  En definitiva, con los datos que disponemos, lejos de frenarse, esta lacra va en aumento. En el primer trimestre de 2021 los suicidios han aumentado un 9%.

¿Y ante estos datos, qué? Desde VOX queremos sumar voluntades y consensos. Es lo que se precisa para hacer frente a una lacra como es el suicidio. En primer lugar, hablar de esta cuestión incómoda y silenciada en otros tiempos, ya es un primer paso para avanzar en la dirección correcta. También reconocer que este Gobierno de Aragón está dando pasos acertados desde distintas Administraciones, ámbitos y sectores.

A este respecto nos constan las Guías, Planes y Protocolos elaborados contando con especialistas y profesionales de la psicología, psiquiatría y otras disciplinas. Como el Plan de Estrategia para la Prevención del Suicidio, y dentro del mismo, la Guía de Prevención del Suicidio en Personas Mayores. Así como la Guía para Centros Escolares, con Protocolos de Actuación Inmediata, elaborada por el Gobierno de Aragón. O el avance en Planes de Salud Mental, muy relacionado también para prevenir el suicidio. Pero queda mucho por hacer. Y en esta línea iba nuestra iniciativa parlamentaria. Basada en servirnos de la experiencia y casuística de los últimos años. De las herramientas que nos proporcionan la digitalización, las nuevas tecnologías, las bases de datos de información y la interconexión y colaboración de instituciones públicas y privadas. O incluso, cuando fuera posible, entrevistas con familias y allegados o asociaciones ciudadanas. Todo ello, al objeto de constatar señales de alerta, situaciones tóxicas en ámbitos personales, familiares o laborales; perfiles profesionales con más casos; malas praxis; posibles casos de discriminación o abusos; afectación por estar inmersos en un proceso judicial penal (violencia de género/ violencia doméstica) o civil (divorcio, guarda y custodia de hijos) o mercantil (concurso de acreedores, morosidad); ser víctima de delito; antecedentes médicos y de tratamientos anteriores o recientes por salud mental; situación de soledad no deseada; o de ruina económica sobrevenida; casos de especial vulnerabilidad o exclusión social, episodios de acoso escolar…

Por ejemplo, contamos con datos muy preocupantes sobre la afectación del suicidio en nuestros policías y guardias civiles. Su tasa de suicidio es del doble con respecto a la población general.

Igualmente, las injustas Leyes de Violencia de Género, que discriminan y arrollan los derechos de muchos hombres y padres, con condenas desproporcionadas, privaciones de custodia y limitación de visitas de hijos, denuncias falsas, presunción de culpabilidad… están destruyendo a muchos hombres y les conducen a la desesperación y, en algunos casos, al suicidio.

Para ello VOX proponía crear una comisión o grupo de trabajo multidisciplinar con objeto de elaborar un informe, basado en la casuística y experiencia de casos de suicidio ocurridos en Aragón, que ayudara al diseño de nuevos planes y estrategias para minimizar los casos de suicidio, a ilustrarnos con datos objetivos para impulsar la labor legislativa y posibles modificaciones normativas; para negociar convenios laborales; para establecer programas específicos de mediación judicial o extrajudicial; para dedicar de forma más eficaz y eficiente los recursos públicos y los servicios sociales, para guiar ciertas políticas a combatir ese triste desenlace del suicidio, incidiendo en las diversas causas que pueden contribuir a desencadenarlo.

Sin embargo, solamente dos grupos parlamentarios apoyaron esta propuesta y, finalmente, quedó rechazada en el Pleno de las Cortes.

Ya les manifestamos que así, no están votando contra VOX, sino contra propuestas que suman y pueden ayudar a mitigar o reducir esta lacra del suicidio. Y por ende, están votando contra todos los aragoneses.

Seguiremos trabajando, preocupándonos y ocupándonos de las cuestiones y problemáticas de los aragoneses. De todos, nos hayan votado, nos vayan a votar o no nos voten nunca. Nuestra labor ha de responder a velar por el bien común, simplemente.

Con esta lacra del suicidio, queda mucho por hacer y en Vox seguiremos sumando y aportando.

Print Friendly, PDF & Email