Comienzan las obras del nuevo acuartelamiento de la Guardia Civil en Valdespartera

El nuevo acuartelamiento entrará en funcionamiento en 2023

Pistoletazo de salida a las obras del nuevo acuartelamiento de la Guardia Civil en el barrio de Valdespartera, en Zaragoza. El Ministerio del Interior ha invertido 30,9 millones de euros en la construcción de un nuevo complejo, ya que la actual sede no dispone de espacio suficiente para albergar todas las unidades que de ella dependen, dispersas en los barrios de Casetas, Casablanca y Peñaflor de la capital.

El nuevo acuartelamiento, que entrará en funcionamiento en 2023, será un complejo cero emisiones, ya que no empleará ningún combustible fósil. Todos los edificios están diseñados para tener un gasto energético casi nulo y en todo caso procedente de fuentes renovables, sobre todo de su instalación fotovoltaica y de un sistema de aerotermia de alta eficiencia. El complejo se levantará sobre sobre una superficie de 51.190 metros cuadrados, una parcela cedida por el Ayuntamiento de Zaragoza situada al sur de la ciudad. El proyecto pivota sobre un edificio principal en torno al patio de armas que albergará las dependencias de la comandancia.

La futura sede permitirá reubicar todas esas unidades en un único complejo, que albergará además las nuevas instalaciones del Grupo de Reserva y Seguridad número 5 del cuerpo, que dispondrá así de unas dependencias óptimas para su personal, nuevos equipamientos deportivos y zonas específicas para la instrucción y adiestramiento de sus efectivos.

En el interior de la parcela, cerrando la plaza del patio de armas, se levantará el edificio que dará sede al Grupo de Reserva y Seguridad número 5 de Zaragoza.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha visitado este jueves las obras de construcción de la nueva Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, destacando su “compromiso” con el cuerpo. “Invertimos en mejorar sus capacidades y adaptar sus medios a las nuevas demandas sociales y tecnológicas, porque es la forma más eficaz de optimizar el servicio público que debemos a la ciudadanía y contribuir a fijar población en lugares donde tanto lo necesitan”, ha señalado.

Al acto ha acudido también el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha subrayado el “papel vertebrador” de este cuerpo en un medio tan amplio, con una población exigua y dispersa, como Aragón, por lo que “su presencia en los municipios es uno de los más reclamados y valorados por los regidores municipales, razón por la cual la Diputación Provincial cuenta con un plan de mejora de cuarteles”, ha reseñado.

En una línea similar, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, considera “una muy buena noticia” para la ciudad que se vaya a construir una nueva comandancia y que “cientos de efectivos vayan a desarrollar su trabajo en mejores condiciones”, ha señalado, recordando que fue su “primera gestión de gobierno” como alcalde. “El general Crespo me dijo que el expediente seguía atascado en Urbanismo y no podía licitarse. En tiempo récord lo solucionamos y en tiempo récord el Ministerio está haciendo obras”, ha afirmado.

Esta comandancia, al mando de un coronel, está integrada dentro de la estructura operativa de la Zona de la Guardia Civil de la Comunidad Autónoma de Aragón y presta un servicio de prevención y protección de la seguridad ciudadana en el 93,47% del territorio de la provincia. Para este cometido cuenta con casi 1.500 efectivos distribuidos en cinco compañías territoriales (Calatayud, Tarazona, Caspe, Casetas y Ejea de los Caballeros), 48 puestos ordinarios, así como en las unidades de especialidades de Tráfico, Policía Judicial, Información, control de armas y explosivos, Servicio de Protección de la Naturaleza, Usecic y equipos Roca, entre otras.

Print Friendly, PDF & Email