De JIM a Sabin Merino: balance de Miguel Torrecilla en el Real Zaragoza

JIM y Torrecilla, a su llegada a la capital aragonesa. Foto: Real Zaragoza

La renovación de Miguel Torrecilla al frente de la dirección deportiva del Real Zaragoza era un secreto a voces, pero ya es oficial. El dirigente comienza su tercera temporada -la primera solo estuvo la mitad- en el cuadro blanquillo desde que llegó en diciembre de 2020. El fichaje de JIM fue su primer y mayor acierto, y su etapa está cerrada actualmente con Sabin Merino. En este periodo ha habido sombras, pero también luces en torno a su figura.

Juan Ignacio Martínez tomó los mandos de un equipo desahuciado, con cara, gestos y maneras de salir del fútbol profesional. Sin embargo, el míster logró revertir la situación y lograr la ansiada permanencia, que por entonces se encontraba a cuatro puntos. Y en la nueva temporada, con un presupuesto de descenso, entre los dos y la plantilla confeccionada lograron acabar en la décima posición.

Sobre el terreno de juego, la única posición que no ha renovado Torrecilla ha sido la portería. Cristian ha sido un fijo desde su llegada, en 2017, cuando Lalo Arantegui se encontraba al frente de la dirección deportiva del club. Álvaro Ratón ha sido su fiel competencia, cumpliendo cuando no ha estado presente el rosarino. Ahora sí que se espera la llegada de un nuevo arquero.

La defensa es la parcela donde Torrecilla mejor ha resuelto la papeleta. Primero fue Peybernes quien fichó por el Real Zaragoza cuando la urgencia era máxima para lograr la permanencia. En los 14 partidos que jugó demostró subir el nivel de la zaga. Ya en la presente temporada se hizo con Fran Gámez, sobresaliente lateral derecho que finaliza la temporada con siete pases de gol. Probablemente, su mejor fichaje. Lluís López cierra la vanguardia, jugador que cumplió su papel cuando Jair o Francés no estuvieron disponibles.

Tampoco se ha desenvuelto mal en el centro del campo. Primero fue Sanabria, que con 20 años jugó 13 partidos y anotó un gol. Después, Petrovic y Vada, ambos irregulares, pero el argentino se ha erigido pichichi junto a Azón con siete dianas. En invierno llegaron Eugeni y Jaume Grau. El de Tarragona comenzó con un nivel muy alto, y aunque terminó desinflándose en los últimos duelos, subió el nivel del centro del campo. Y fue Grau quien se coronó: basta decir que, con él sobre el campo, los números del Real Zaragoza son de ascenso.

Arriba ha sido donde Torrecilla ha fallado. Álex Alegría, Borja Sainz, Álvaro Giménez, Nano Mesa, César Yanis y Sabin Merino no han logrado dotar de gol al cuadro maño. De ellos, los máximos goleadores han sido Álvaro y Borja, con cinco y tres goles respectivamente. Alegría anotó uno y Nano Mesa dos, mientras que Yanis y Merino nunca vieron puerta. Es precisamente en esta parcela donde se debe acertar para acercarse a la zona de ascenso.

Se abre ahora un nuevo horizonte para el director deportivo. Con la nueva propiedad, el cuadro blanquillo -presumiblemente- debería contar con una mayor capacidad económica, y es esta situación la que debe aprovechar. De momento se desconoce el límite salarial, pero el cuadro maño tiene la obligación de pelear por volver a Primera División. Y es esta tarea la que, en la parcela deportiva, se le ha encomendado a Miguel Torrecilla.

Print Friendly, PDF & Email