Activada la alerta del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón por las altas temperaturas

El organismo recuerda la necesidad de tomar medidas preventivas para evitar que las altas temperaturas causen efectos en la salud

El Gobierno de Aragón ha activado la fase de alerta del Plan Territorial de Protección Civil de Aragón (Platear) debido a la situación de riesgo previsto por las altas temperaturas en varios puntos de la Comunidad Autónoma de Aragón. La activación en fase de alerta se identifica con la existencia de informaciones procedentes de servicios de previsión y alerta o de los servicios ordinarios de intervención que, por evolución desfavorable, pudieran ser generadoras de una emergencia en la que hay que aplicar medidas de protección civil.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha emitido aviso nivel naranja en las provincias de Huesca y Zaragoza y en el Bajo Aragón (Teruel) para hoy, miércoles 15 de junio, entre las 12.00 y las 21.00 horas por temperaturas que pueden llegar a los 41 grados en la Ribera del Ebro; los 39 en Huesca (Centro, Sur), el Bajo Aragón y en Cinco Villas e Ibérica zaragozana; y los 37 en el Pirineo oscense. Asimismo, ha emitido aviso amarillo para el resto de la comunidad, con temperaturas máximas de 36 grados.

Desde Protección Civil se insta a los municipios a que extremen las precauciones por el aumento de las temperaturas y se han difundido los siguientes consejos básicos de autoprotección:

Riesgo con el calor

Todas las personas son susceptibles de sufrir trastornos ante el exceso de calor, aunque hay grupos de personas que presentan mayor riesgo y deben estar especialmente protegidas, como son los menores de 5 años y sobre todo los bebés; personas que lleven a cabo una actividad que requiere mucho esfuerzo físico; enfermos, especialmente las que sufren del corazón o de alta presión sanguínea o problemas intestinales u obesidad y quienes toman algún tipo de medicación de forma crónica o consumen una cantidad excesiva de alcohol.

Protección en el hogar

Durante el día, mantener las ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor, aprovechando para ventilar la casa por la noche, cuando las temperaturas han descendido. El uso de ventiladores puede aliviar hasta cierto punto los efectos del calor. pero no implican un descenso de la temperatura. Para ello puede ser necesario, en su caso, la utilización de aparatos de refrigeración.

Cuidados personales

Beber agua sin esperar a tener sed y evitar todo tipo de bebidas alcohólicas. Si se está tomando de forma crónica alguna medicación, se puede consultar con el médico. Se recomienda evitar las comidas calientes o pesadas y usar ropa apropiada: ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética. Se puede utilizar sombrero o gorra para protegerse del sol.

Precauciones en las actividades cotidianas

No es recomendable realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor. Se pide planear las actividades en la mañana o en el atardecer cuando las temperaturas no son tan altas y no dejar a niños o ancianos en coches con las ventanas cerradas.

Síntomas de exceso de calor

El exceso de calor puede ser debido a una exposición muy intensa y corta o a una exposición mantenida, aunque de menos intensidad. Los primeros indicios del exceso de calor son: calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento y temperatura elevada.

Qué hacer

Buscar refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado o tomar una bebida no alcohólica fresca, descansar, una ducha con agua fresca y ponerse ropa ligera.

Si aparecen síntomas de gravedad, como temperatura muy elevada, dolor de cabeza, vómitos y pérdida de consciencia, tratar de conseguir asistencia médica lo antes posible, por los procedimientos habituales (acudir a un servicio de urgencias, teléfonos de emergencia 061 y 112).

Medidas para evitar incendios forestales

Además, el Servicio de Seguridad y Protección Civil del Gobierno de Aragón insta también a la población a extremar las medidas de precaución para evitar generar un incendio forestal. En esta época está, en general, prohibido el uso del fuego en el monte y su entorno (quemas, barbacoas). Además, el uso de maquinaria que pueda generar chispas como cosechadoras o radiales y la manipulación de petardos o fuegos de artificio deben realizarse extremando las medidas de prevención. Por último, si se tiene una vivienda en un entorno forestal se debe eliminar la vegetación seca y otros combustibles del entorno para evitar que un incendio pueda afectar a la vivienda.

Print Friendly, PDF & Email