El padre del acusado de matar a Katia dice que el día del crimen su hijo estaba «totalmente ido»

El acusado llegando ayer a la Audiencia Provincial de Zaragoza

El padre de Rubén R.C., el acusado de acabar con la vida de Katia en mayo del año pasado, recibió el mismo día del crimen unos audios de su hijo en el que, según ha dicho, “estaba totalmente ido” y que decía que había “resucitado y que llevaba 20 años muerto”. “Una palabrería totalmente absurda y sin ningún fundamento”, ha explicado. El padre ha dicho esta mañana también que su hijo se lleva drogando desde los trece años y que lleva sufriendo brotes psicóticos durante muchos años.

Esta mañana se ha reanudado el juicio por la violenta muerte de Katia en mayo de 2021. La mujer fue acuchillada por su exnovio hasta en 64 ocasiones. Después el varón se tiró por la ventana desde un quinto piso, cayó sobre una furgoneta y sobrevivió. El juicio tenía que haber comenzado este lunes, pero el acusado, en un estado somnoliento, no podía ni articular palabra.

Una médico forense determinó que podría haber consumido drogas o más medicación de la establecida, por lo que la sesión tuvo que suspenderse. Hoy ha podido declarar. Según sus palabras, había dormido mal. Y del crimen, no recuerda nada. “Ayer no consumí nada y estuve sin dormir en toda la noche”, ha respondido a preguntas de su abogada, Carmen Sánchez Herrero. Sin embargo, esta misma letrada ha anunciado que pedirá a Instituciones Penitenciarias una explicación porque su defendido «está sometido a una relación de sujeción especial y tiene que estar vigilado y protegido por ellos”.

El padre ha explicado al tribunal del jurado que sabía que su hijo agredía a Katia y que él le pedía que se alejara de su vástago. “Con las veces que le había pegado y volvía. Le quería y estaba obsesionada con él. A pesar del riesgo que corría”. El padre ha lamentado que siempre ha solicitado ayuda a diversas instituciones de atención mental pero que “siempre han echado balones fuera”. Una situación que obligó incluso a que se interpusiese una orden de alejamiento del hijo al padre tras una agresión en la que le iba a atacar con dos cuchillos.

El mismo día del crimen, el padre ha declarado que recibió varios mensajes de audio de su hijo en el que le expresaba “que había resucitado” y que “Katia se le aparecía en forma de otra persona”. Considera además que el mejor sitio en el que debería estar es la cárcel. “No puedes estar fuera”, ha dicho que le dijo a su hijo en una ocasión.

Los primeros policías que investigaron lo que ocurrió han contado que se sorprendieron de una escena de “violencia desmedida” y que llegaron a contar “hasta 50 navajazos”. Además, han explicado que vieron varios cuchillos en la habitación donde se encontraron al cadáver y que tenían la punta “completamente doblada”. El sitio donde murió la mujer, ha dicho, “era muy pequeño” y que tenía muchos objetos, como una bicicleta o un patinete. Debido a esta situación otro agente ha declarado que durante el crimen “no había movimiento y no podría escapar”.

La prima de Katia ha definido al acusado como «muy posesivo con ella» y que «siempre la estaba llamando y llamando”. Además, ha contado que también sufrió situaciones peligrosas con él. “Me insultó y me llamaba hija de puta. Le amenazó a ella con su hijo, e incluso con matarnos”.

La Fiscalía pide para él 23 años de prisión por un delito de asesinato y nueve meses de prisión por un delito de quebrantamiento de condena. La acusación popular, ejercida por el letrado del Gobierno de Aragón, José Luis Gay, eleva la pena a 26 años de cárcel. La defensa ha solicitado la eximente incompleta para su cliente al considerarlo una persona que sufre un trastorno mental. Mañana continúa la sesión.

Print Friendly, PDF & Email