Humor, intriga y un duelo de actores se unen en el Teatro del Mercado con “La Huella” de Shaffer

El clásico teatral de Anthony Shaffer llega al Teatro del Mercado del 16 al 19 de junio

Un reputado escritor de novelas policíacas y el joven amante de su esposa son los protagonistas del sucio negocio que se esconde tras “La Huella”, el clásico del siglo XX que aterriza esta semana en el Teatro del Mercado de Zaragoza con una adaptación de Paco Ortega. Escrita por el dramaturgo británico Anthony Shaffer, se estrenó en 1970 en el Royal Theatre de Brighton con dirección de Clifford Williams y hoy, más de 50 años después, ha gozado de innumerables puestas en escena en todo el mundo además de haberse adaptado al cine en dos emblemáticas ocasiones.

“Es una dramaturgia con mayúsculas de la historia del teatro del último siglo, y esto no ha sido óbice para que Teatro del Espejo haya puesto la ilusión y la profesionalidad necesaria para defenderla con muchísimo éxito”, ha declarado el gerente del Patronato Municipal de las Artes Escénicas y de la Imagen, José María Turmo, con respecto a la compañía teatral zaragozana dirigida por Paco Ortega e impulsora del proyecto, que se ha presentado este lunes en el Teatro Principal.

Los actores zaragozanos Paco Ortega y Roberto Millán conforman en esta obra un duelo actoral de máxima exigencia. El primero encarna a ese escritor solitario que propone al segundo, actor en paro y amante de su esposa, un negocio que podría beneficiarlos a ambos. Lo que sí consigue ese acuerdo es transformar la relación entre ambos personajes en un combate a vida o muerte, en el que aflorarán las mejores virtudes y los peores defectos de este peculiar dúo actoral.

‘La Huella’ pretende así representar, en palabras de su director y actor protagonista, “una rivalidad que siempre ha habido y habrá a lo largo de la historia entre viejos y jóvenes, así como las desgraciadas malas relaciones que en muchas ocasiones pueden darse entre unos y otros”.

Los actores Paco Ortega y Roberto Millán protagonizan esta versión de la obra

Para Paco Ortega es una obra con una peculiaridad muy especial y es que se trata de “un reto personal” por ser la primera ocasión en la que el dramaturgo dirige y actúa un espectáculo al mismo tiempo. “Cuando tenía 20 años me dijeron que era muy mal actor y me lo creí. Pero ahora me he dado cuenta de que ser actor es lo mejor que se puede ser en esta profesión”, se ha sincerado.

Ortega cuenta con una larga trayectoria como director, escritor e incluso profesor de la Escuela Municipal de Teatro, donde enseñó a su compañero Roberto Millán. Ahora vuelven a encontrarse encima del escenario, “una circunstancia curiosa y muy bonita”, ha comentado el director. Millán, por su parte, ha definido esta obra como “un thriller que te mantiene en tensión durante todo el rato, con toques de comedia pero también dramáticos y en el que es un lujo poder trabajar”.

Nada es lo que parece y el encuentro convertirá esta obra en un juego de engaños y venganza cargado de misterio, que tendrá al público en vilo hasta la última escena. “Es una permanente trampa, cuando parece que la obra ya ha terminado, aparece una nueva sorpresa en forma de broma cada vez más trágica, que termina como lo hace la vida siempre, con el mal chiste de la muerte”, ha concluido Ortega.

Un derroche de sabiduría dramática que durante más de 50 años ha cautivado a millones de espectadores de todo el mundo y que lo hará de nuevo en Zaragoza del 16 al 19 de junio con su característica sutileza, su crueldad y un humor inteligente y refinado.

Print Friendly, PDF & Email