El quebrantahuesos podría volver en los próximos años al Maestrazgo turolense tras su extinción

El quebrantahuesos podría volver en los próximos años al Maestrazgo turolense tras su extinción
En Aragón hay 90 parejas de quebrantahuesos, “más del 40% de toda la población ibérica”

«Estamos avanzando en la recuperación de la especie. En los próximos años, si todo va bien, veremos volar a quebrantahuesos en la zona del Maestrazgo turolense». Así lo ha asegurado este lunes el director general de Medio Natural de la DGA, Diego Bayona, tras firmar el convenio, que trabaja en la alimentación de aves necrófagas en Aragón, con el Grupo Pastores y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).

El máximo dirigente en Medio Natural ha explicado que, tras los «buenos datos» que manejan sobre la existencia de quebrantahuesos en el Pirineo aragonés tras los trabajos realizados por los sectores responsables, van a «conseguir que la especie se implante en nuevos territorios». Precisamente, Bayona ha hecho referencia a la zona del Maestrazgo turolense, «lugar donde históricamente estuvo la especie». «Se quedó reclutada en los Pirineos y la extinguimos del resto del territorio», ha señalado.

Asimismo, Bayona ha reconocido que, debido al trabajo que se está haciendo en Aragón, «el quebrantahuesos se está recuperando en otras zonas de la Península Ibérica». Y, en este sentido, ha puesto la lupa en los Picos de Europa, la Sierra de Gredos y el Maestrazgo turolense.

En Aragón hay 90 parejas de quebrantahuesos 

El vicepresidente de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), Juan Antonio Gil, ha manifestado que, en estos momentos, hay en la autonomía aragonesa 90 parejas de quebrantahuesos, «más del 40% de toda la población ibérica». Una especie que se ha ido recuperando, como han destacado, tras las actuaciones que ha realizado su fundación, en colaboración con la DGA y el Grupo Pastores.

Desde la FCQ han apuntado que la supervivencia del quebrantahuesos sería «viable» sin estas acciones, pero «indudablemente estos aportes mejoran muchísimo el estado y la supervivencia». «Los comederos se pusieron en marcha hace 20 años y, gracias a ellos, se ha aumentado la supervivencia y hemos duplicado la población en Aragón», ha indicado Gil. «El Plan de recuperación, la alimentación suplementaria y su calidad mejoran mucho la supervivencia de la especie», ha sostenido.

Un convenio que se puso en marcha en 2018 y por el que se han aportado más de 20.000 kilos en los dos comederos de la red aragonesa diseñados para ello; uno en el Parque de Ordesa y Monteperdido y otro en La Garcipollera. «Otra cuestión es la alimentación suplementaria de parejas para mejorar el estado fisiológico de cada uno de los ejemplares que realizan la cría; un aporte vitamínico a estos huesos que están mejorando el desarrollo embrionario de los huevos», ha puntualizado Gil.

Desde la DGA, han avanzado que la novedad de este año es la «aportación de más kilos de alimentación», además de la puesta en marcha de comederos en la provincia turolense. Sin embargo, Bayona ha apuntado que continuarán con la misma línea de trabajo, «ofreciendo alimentos que no tenían ninguna otra utilización en la cadena alimentaria». «Esta es otra forma de ganadería extensiva que permite conservar especies en peligro de extinción», ha aseverado.

200 kilos de huesos de media a la semana para comederos 

Por su parte, el director de Marketing del Grupo Pastores, Diego Franco, ha aclarado que su empresa aporta, aproximadamente, 200 kilos de media a la semana de huesos y patas no destinadas al consumo humano. «Los kilos dependen de la semana: del consumo, la producción y el volumen del despiece que se vaya generando», ha recalcado.

«Nosotros hacemos el despiece de los corderos y ternascos y aquellos huesos que se van almacenando los dejamos aparte para suministrárselos a los técnicos una vez a la semana», ha subrayado Franco.

Print Friendly, PDF & Email
El quebrantahuesos podría volver en los próximos años al Maestrazgo turolense tras su extinción