De la poesía de Catulo a los Episodios Nacionales de Galdós: Zaragoza se recorre con libros

"Zaragoza a través de literatura" son unas rutas organizadas por Zootropo que empiezan en septiembre.

«En los puntos de peligro aparecía siempre Palafox como la expresión humana del triunfo. Su voz reanimaba a los moribundos, y si la Virgen del Pilar hubiera hablado, no hubiera hablado por otra boca». Esta es la Zaragoza que escribió Galdós en el volumen seis de sus Episodios Nacionales de 1873, la ciudad que «nunca se rindió» y a la que convirtió en la cumbre del Realismo del siglo XIX gracias a cientos de páginas que hablaban de épica, valentía y valor.

Pero, desde que los Iberos llegaron al territorio y fundaron la ciudad de Salduie y Catulo escribió sus primeros versos, Zaragoza es una ciudad que puede recorrerse con libros gracias a la creación literaria de aquellos que la situaron como escenario, o como protagonista, de novelas románticas, históricas o bélicas que algún día hicieron soñar a quienes las leían. Allí, en la torre Trovador de La Aljafería, se forjó la más bella, y trágica, historia de amor que, bajo la pluma de Antonio García Gutiérrez, contaba la historia del doncel Manrique y la dama Doña Leonor de Sesé. Un enamoramiento que se ve truncado cuando Manrique descubre que otro apuesto caballero corteja a la dama y que ese no es otro que su hermano.

En una Zaragoza renacentista a la que se accedía a través de la Puerta del Portillo, de la Puerta Cinegia o de la de Santa Engracia, se ubica la novela «La casa de los dioses de Alabastro» de Magdalena Lasala. En 1559 la joven y bella Brianda, perteneciente a una familia en la que las mujeres están malditas, debe viajar por orden de su tía Sabina a la ciudad para convertirse en la institutriz de la hija del prestigioso matrimonio Zaporta.

«Durante los diez últimos años de su vida, mi madre fue perdiendo poco a poco la memoria. A veces, cuando iba a verla a Zaragoza, donde ella vivía con mis hermanos, le dábamos una revista que ella miraba atentamente, de la primera página a la última». Así comenzaba el cineasta Luis Buñuel, su «Último suspiro», las memorias de toda una vida llena de esa pasión por el cine en la que Zaragoza tuvo un papel fundamental.

Y de unas memorias a un trepidante thriller protagonizado por un periodista y político que aspira a convertirse en el nuevo alcalde de la ciudad de Zaragoza. Pálido Monstruo es la narración trepidante y misteriosa de Juan Bolea que pone en peligro la apacible vida en una capital de provincia a través de las pasiones y de las miserias humanas.

«Hay barrios con las uñas lacadas y barrios con las uñas rotas, que te arañan incluso cuando pretenden acariciarte. Barrios de rancio abolengo, exclusivos y excluyentes, en los que está reservado el derecho de admisión. Las calles son para vivirlas, no para pasar o circular por ellas». Julio José Ordovás habla así de ese callejero de Zaragoza en el que «uno ve dibujado su rostro y trazado el mapa de su vida». Ordovás se pierde en la belleza de las calles, de las plazas, de todos esos rincones que pasan desapercibidos cuando los transitamos y que esconden secretos únicos.

Zaragoza a través de la literatura

Y para sumergirse de lleno en esa Zaragoza que se recorre con libros, un curioso y afable viajero invitará a zaragozanos y visitantes a hacer un trepidante viaje en el tiempo desde la época romana hasta el Renacimiento o el siglo XIX. «Zaragoza a través de la literatura» son unas rutas literarias que, de la mano de Zootropo, comenzarán en septiembre en la capital aragonesa y permitirán conocer las mejores plumas que se inspiraron o recorrieron la ciudad hace muchos muchos años.

«Hacemos un recorrido por la época romana, la musulmana, el siglo XIX, Los Sitios de Zaragoza o el Renacimiento a través de diferentes textos de Félix López de Vega, Gracián, Ramón y Cajal o Ramón J Sender. La ruta comienza en el Museo del Fuego, pasa por el Convento de Santa Ana y se acaba en el Museo Pablo Serrano. Cada uno de esos espacios tiene algo que ver con las cosas que citamos en el recorrido», cuenta Mariano Lasheras de Zootropo, la organizadora de las visitas.

Con una duración de dos horas, «Zaragoza a través de la literatura» comenzará el 10 de septiembre en una visita apasionante que demostrará que la ciudad, verdaderamente, se recorre con libros.

Print Friendly, PDF & Email