El sector turístico reclama formación ante la dificultad de encontrar personal cualificado

En restauración las empresas están dispuestas a contratar a una media de 3,28 trabajadores por empresa

El sector empresarial turístico de Aragón advierte de que la dificultad para encontrar personal cualificado, que se viene sufriendo de forma generalizada desde hace ya veinte años, cada vez es mayor y más pronunciada e incluso llega a ser dramática en muchas zonas del territorio donde resulta muy complicado encontrar profesionales preparados para trabajar en atención general, cocina o sala. La Confederación de Empresarios de Hostelería de Aragón (Cehta) considera que, de no poner remedio de forma rápida a esta situación, «se alcanzaría un punto sin retorno que podría afectar con gravedad al turismo» en Aragón, uno de los sectores más importantes por su contribución al desarrollo económico y la vertebración del territorio en la Comunidad Autónoma.

Para los empresarios es necesario mejorar la formación de los empleados, potenciar la profesionalización, dignificar la imagen de los oficios, reforzar el reconocimiento social de la hostelería y poner en valor la importancia socioeconómica del sector. Estas son, subraya Horeca, las soluciones más adecuadas para estimular la demanda de puestos de trabajo en el sector turístico que es, sin lugar a dudas, estratégico para la economía nacional y autonómica.

En pleno proceso de recuperación, tras pasar por los peores dos años de su historia, el sector turístico en Aragón vuelve a ser motor de la recuperación económica y la creación de empleo, contribuyendo además a la fijación de población en el ámbito rural. Así, en el mes de abril ya se recuperaron las cifras de empleo anteriores a la crisis, con un balance en la media del mes de 157 trabajadores más que en abril de 2019.

En esta línea, según una encuesta realizada por Cehta, el 83,70% de las empresas encuestadas en las tres provincias aragonesas manifiestan que tienen intención de contratar personal a lo largo del 2022. Este porcentaje es superior en la provincia de Huesca donde manifiestan su intención hasta el 93,3% de las empresas encuestadas. En la actividad de alojamiento las empresas están dispuestas a contratar a una media de 4,31 trabajadores. Si bien en la provincia de Huesca esta media asciende hasta los 8 trabajadores, mientras que en Teruel y Zaragoza la media se sitúa en 2.83 y 2.10 respectivamente. Por su parte, en la actividad de restauración las empresas están dispuestas a contratar a una media de 3.28 trabajadores por empresa.

Para el 73.4% de las empresas de hostelería (alojamiento y restauración) la principal dificultad para contratar es la falta de personal cualificado y no cualificado. En el entorno rural además de la falta de personal cualificado se identifican como principales dificultades: la falta de vivienda y transporte para el personal de temporada (65%). El 60% de las empresas encuestadas considera que la Sala es el área en la que los trabajadores ocupados del sector tienen mayores necesidades formativas y el 50% de las empresas encuestadas considera que la cocina es donde mayores carencias formativas existen.

Finalmente, según esta encuesta de Cehta, el 47.44% de las empresas considera que la falta de personal le impide desarrollar correctamente el servicio en algunas ocasiones o temporadas y casi la totalidad de las empresas consultadas considera muy preocupante o bastante preocupante que el Inaem no convoque planes de formación sectorial dirigidos a trabajadores ocupados de hostelería y turismo en las convocatorias de formación. Desde la Confederación de Empresarios recuerdan que la Consejería de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón, a través del Inaem, venía desarrollando estos planes anuales ininterrumpidamente desde el año 2006, hasta su eliminación en el año 2020, lo que ha venido a agravar los graves desajustes entre oferta formativa y oportunidades del mercado laboral en este sector en Aragón.

A través de estos planes se cubrían las necesidades formativas para los 8.780 establecimientos y 31.075 trabajadores que ocupa esta actividad de forma directa, y eran claves para la formación y reciclaje de trabajadores ocupados, cumpliendo con los objetivos del Plan Aragonés de estrategia turística PAET, donde se pone de manifiesto la necesidad de mejorar la formación y profesionalización de las empresas y trabajadores del sector. Estos planes permitían formar profesionales de calidad y mejorar el desarrollo de la actividad turística.

Cehta recuerda que el sector está experimentando una reconversión en la que se necesita la implicación de todas las partes y la colaboración del sector público. Asimismo, subraya que es necesaria una apuesta mayor por la formación profesional y la dignificación de los oficios, que son una opción minusvalorada en nuestro sistema educativo. También, apunta como interesante la Formación Profesional Dual, como añadido para ampliar las posibilidades de formación de calidad del sector.

La hostelería, en datos

El sector hostelero en Aragón contaba antes de la crisis con 31.075 trabajadores y 8.780 establecimientos, de los cuales algo más del 88% pertenecía a la rama de restauración. El sector facturaba 3.197 millones de euros, que representaba el 5,2% de la riqueza de la región. En 2020 con el impacto de la crisis el empleo se recortó hasta 26.000 trabajadores y el sector redujo su facturación hasta algo más de 2.000 millones de euros, pasando a aportar un 3,3% a la riqueza regional.

El sector vio reducido su censo de empresas a lo largo del año. El porcentaje de supervivencias en el primer trimestre del año, con respecto al 1 de enero de 2020, en las empresas empleadoras de restauración era de un 81,6%, pasando a un 70,3% en el último del año. En el alojamiento pasó de un 87,9% al finalizar el primer trimestre, a un 78,3% en el cuarto trimestre. En el caso de los autónomos las tasas de supervivencias son mayores, desde un 88% en el primer trimestre a un 79,3% en el último en restauración, y de un 94,9% a un 88,3% en el cuarto, siempre según datos del INE, con respecto al 1 de enero de 2020.

También con datos respecto al 1 de enero de 2020, en el análisis por provincias, Huesca tuvo las tasas netas de crecimiento más negativas en el caso de las empresas empleadoras, de -13,3% en restauración y -26,9% en el alojamiento. Teruel tuvo el peor resultado en los autónomos de restauración (-13,7%) mientras que Zaragoza tuvo la menor caída (-1,9%).

La producción del conjunto del sector hostelero descendió un 35,4% en 2021 respecto al año anterior, y supone un 22,1% menos que diez años atrás. El empleo en las actividades de restauración se redujo un 16,1%, con 5.000 trabajadores menos en 2021 que en 2020.

Print Friendly, PDF & Email