El BBVA prevé que la economía aragonesa recuperará niveles prepandemia en el primer semestre de 2023

El paro podría situarse alrededor de un 8%, el más bajo desde 2008

El BBVA Research prevé que la economía aragonesa recupere los niveles de antes de la pandemia durante el primer semestre de 2023, momento en el que la cifra de paro podría situarse alrededor de un 8%, el más bajo desde 2008 y rozando el pleno empleo. Un crecimiento que se ve ralentizado por la situación de «gran incertidumbre» causada por el aumento de precios de materias primas y energía, la alta inflación o las circunstancias en las que se encuentra el sector del automóvil.

Así lo refleja la entidad financiera en su informe «Situación Aragón», presentado este jueves por el economista jefe para España de BBVA, Miguel Cardoso, y el director de la Territorial Norte BBVA, Carlos Gorría. Según han informado, la Comunidad tiene una economía «fuerte» y las perspectivas en el territorio son «muy positivas».

De esta manera, la recuperación viene marcada por la reducción del riesgo sanitario y la utilización de parte del ahorro acumulado durante la pandemia, que permitirán un fuerte avance del turismo. Esto se suma a la aceleración en la ejecución de los fondos europeos Next Generation. Por lo que, de cumplirse estas previsiones, Aragón crearía, en promedio, unos 12.000 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 8,3% para el siguiente año.

Impacto en la actividad aragonesa

Pese a las perspectivas de futuro, el avance de la actividad aragonesa viene condicionado por el impacto de los efectos de la invasión rusa a Ucrania, que se traduce en un aumento de los precios de materias primas como el petróleo y, por tanto, una subida de los precios de la energía. Y es que la economía aragonesa es más intensiva en consumo energético debido a la especialización sectorial, por lo que costes elevados de los combustibles y la energía limitan su recuperación más que en otras regiones españolas. Se estima que el aumento del precio del petróleo, un 30% mayor que el esperado hace seis meses, podría restar 1,8 puntos porcentuales al crecimiento medio anual del PIB aragonés durante estos dos años.

También cabe señalar que esto ha desembocado en una aceleración de la inflación, que en abril se situó en la Comunidad en el 9,4% (8,3% en España) y la subyacente, en el 4,8% (4,4% en España). Unas cifras que provocan una disminución del avance del consumo, ya que las familias reducen el gasto.

A todo ello hay que sumar la difícil situación que atraviesa el sector del automóvil con el mantenimiento de los cuellos de botella, producidos porque la oferta no puede cubrir la demanda de bienes debido a la falta de suministros.

En este contexto, el Servicio de Estudios de BBVA prevé que el PIB aragonés crezca un 2,9% en 2022 y un 3% en 2023. Así, a finales del próximo año, el PIB per cápita de Aragón podría superar en un 1% el nivel precrisis, una recuperación mayor que la del conjunto de España. De cumplirse estas previsiones, la economía de la Comunidad crearía, en promedio, unos 12.000 nuevos empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría reducir la tasa de paro hasta el 8,3%, la más baja desde el año 2008. Con todo, Aragón ya habría recuperado el nivel de afiliación a la Seguridad Social previo a la crisis.

Recuperación reflejada en los salarios

Por otro lado, en el informe han mostrado que la evolución de los salarios en Aragón «no es de las más potentes de España», ya que en la Comunidad su crecimiento no alcanza el 2% mientras que la media del país se sitúa en torno a un 2,4%. «No crecen los sueldos como en otras Comunidades Autónomas», ha afirmado Carlos Gorría, quien ha añadido que esperan que «la recuperación de la economía se refleje en los salarios».

Print Friendly, PDF & Email