La DGA y las organizaciones agrarias sientan las bases para garantizar el futuro del sector

Todas las partes buscan construir las líneas de futuro del sector, considerado “el más capaz de vertebrar el territorio”

El Gobierno de Aragón y las principales organizaciones agrarias han sentados las bases para fortalecer el sector y asentar su crecimiento en el futuro. Analizar los principales retos, potenciar las explotaciones familiares, arbitrar medidas para que lo que se produce en la Comunidad se transforme en el territorio e impulsar la comercialización de los productos son algunas de las líneas que revitalizarán un sector que ya supone el 10% del PIB y el 12% del empleo.

Con esta declaración de intenciones, todas las partes buscan construir las líneas de futuro del sector, considerado “el más capaz de vertebrar el territorio”, según el presidente de la Asociación de Industrias Agroalimentarias, Félix Longás. “Hay una incertidumbre muy grande. Todos conocéis como está, la carencia de materias primas, y no sabemos cómo nos vamos a enfrentar a este inquietante futuro. Queremos reducir en lo posible la incertidumbre, aunque sea tremendamente difícil. Hay que intentarlo y remar todos unidos”, ha señalado.

Con estas medidas, el objetivo final es lograr una autonomía alimentaria que permita al sector no depender de las importaciones y de las circunstancias propias de esos países, como ha sucedido con la invasión de Rusia a Ucrania. “Somos excedentarios de materias primas, pero con ciertos desequilibrios. Tenemos mucho cereal, pero nos falta trigo duro para hacer pasta. Esta es una de las direcciones donde es interesante profundizar para darle una solución”, ha remarcado Longás.

Igualmente, en el texto suscrito entre las entidades más representativas del sector se asume que el impulso a la comercialización es “fundamental”, como entiende el presidente de Aragón, Javier Lambán. “No es un programa cerrado de actuaciones, sino que es un compromiso de actuar juntos, trabajar juntos, esforzarnos juntos y lo que tiene que ver con la comercialización tendrá que ser fruto de una colaboración público-privada”, ha expuesto el líder del Ejecutivo autonómico.

Todo ello para potenciar un sector que, reconoce Félix Lóngas, es “muy deficitario” en su rentabilidad. Para ello es clave una Política Agraria Común (PAC) que “no nos satisfacía”, pero que, a raíz de la guerra en Ucrania, “está teniendo algunas reconsideraciones importantes”, como “trabajar en las fincas que se tenían que quedar tiernas”. “No sé si será coyuntural o tendrá recorrido. Europa es el continente con mayores requisitos y debemos competir con otras zonas que trabajan a un coste más competitivo. Para corregir esos desequilibrios hacen falta las ayudas”, ha añadido el presidente de la asociación industrial.

Print Friendly, PDF & Email