ZeC denuncia el estado del edificio en el que se ubica la colonia felina de Casetas

El grupo municipal de Zaragoza en Común ya dio cuenta de esta situación hace meses

El grupo municipal de Zaragoza en Común en el Ayuntamiento de Zaragoza se ha hecho eco este martes de las alertas emitidas por parte de colectivos de protección animal y personal voluntario del proyecto CES que, a través de los informes técnicos municipales de Urbanismo, han denunciado el «estado de ruina inminente” de un edificio situado en el barrio de Casetas destinado a una colonia felina.

Este espacio construido en 1945 fue habilitado hace unos años como zona temporal para albergar a estos animales como consecuencia de las obras de derribo y limpieza de la antigua fábrica de Giesa en la que se encontraba la anterior colonia. Ahora, según apuntan dichos informes, el edificio estaría en «estado de precariedad».

«Como grupo municipal denunciamos que, efectivamente, existe un riesgo real que ha puesto en entredicho la protección de los animales que allí estaban alojados y la de los voluntarios que han acudido a cuidar a los animales. Para nosotros es ahora mismo obligatorio y un mandato que se cierren inmediatamente esas instalaciones para evitar cualquier situación de mayor gravedad», ha reclamado la concejal de Zaragoza en Común, Luisa Broto.

En esta línea, Broto también ha insistido en que dicho espacio se iba a utilizar solamente unos meses hasta que se habilitase y trasladase a la colonia a un lugar definitivo. Sin embargo, ha criticado, «ya han pasado varios años». En dicho edificio, además, según información remitida por la coordinadora general de Participación a su homólogo en Urbanismo, «no existen previsiones de intervención en un futuro próximo dado que el Plan General de Ordenación Urbana no permite obras de ampliación y deberá procederse a su demolición».

Zaragoza en Común ya pidió, tras la última comisión de Participación, el cierre de este equipamiento por el estado en el que se encontraba y han criticado que “es muy grave que el propio concejal responsable del voluntariado ponga en riesgo a las personas implicadas en el proyecto CES, derivándolos a un edificio que sabe que está en ruina inminente.

Además, la formación también denunció la falta de un expediente administrativo para la creación de este espacio, cuando «sí existe una cesión de uso y se han llevado a cabo contrataciones para limpieza y pequeñas actuaciones de acondicionamiento». En esta línea, han puesto de manifiesto “los pasos atrás dados en la protección animal en Zaragoza», fundamentalmente con «el abandono del proyecto CES, la subida de precios de las tasas de adopción de animales y la prohibición de la entrada del personal voluntario al CMPA».

Print Friendly, PDF & Email