Tenemos una jefa que nos genera muy mal ambiente. Creemos que es bipolar, pues tan pronto se pone como una loca como es cariñosa. Los compañeros nos estamos desequilibrando por ella…

El problema de los jefes con un perfil de personalidad cambiante es que, frente a una misma situación, puede reaccionar de forma diametralmente opuesta, provocando ansiedad y malestar continuo en su equipo.

Debes sopesar este asunto en una balanza, teniendo en cuenta los pros y los contras de tu trabajo, valorando qué es lo que te compensa realmente. Podríais decidir hablar con ella de manera respetuosa y exponerle cómo os hace sentir y cómo, a su vez, esa actitud influye negativamente en el trabajo (aunque esta acción, dado su temperamento, podría ser a su vez contraproducente); también puedes plantearte cambiar de empleo apostando por un ambiente más favorable, si bien manteniendo el actual hasta encontrar una oportunidad mejor; o asumir que no va a cambiar y aceptar todos esos cambios de personalidad como ajenos a vuestro desempeño, ya que no se trata de algo personal.

Mi consejo: Si la situación comienza a superarte, recuerda que existen buenas oportunidades de trabajo y jefes que generan ambientes favorables para tu crecimiento laboral dentro de un ambiente sano y productivo, por lo que merecería la pena intentar hacer un cambio.

Print Friendly, PDF & Email