Daroca, Albarracín, Graus y La Puebla de Híjar contarán con ITV desde el próximo año

Aragón superará ya la treintena de estaciones para pasar la ITV

Las localidades aragonesas de Daroca, Albarracín, Graus y La Puebla de Híjar contarán desde el próximo 2023 con una sede para pasar la Inspección Técnica de Vehículo (ITV), de forma que la Comunidad llegará a los 34 emplazamientos. Además, Zaragoza también se encuentra en proceso de implantar una nueva ITV, se renovarán trece estaciones, y Sabiñánigo, Sariñena, Tarazona y Ejea de los Caballeros verán reformadas al completo sus instalaciones. Todo ello con una inversión de 17 millones de euros por parte de las concesionarias, generando hasta 40 nuevos puestos de trabajo.

El Gobierno de Aragón y las empresas han presentado este viernes este nuevo plan, enmarcado en una campaña para visibilizar la importancia de superar la ITV, toda vez que el parque de vehículos tiene cada vez más antigüedad y tiene más riesgos circular por carretera. “La percepción de los ciudadanos es que es un mero trámite. La ITV es responsabilidad social, el cuidado de la persona que lleva el vehículo, de las que van dentro y las que circulan alrededor. En el momento en el que hay un vehículo que no pasa la ITV es un riesgo para todos”, ha expuesto el director gerente de la Asociación Española de Entidades Colaboradoras en la ITV (AECA-ITV), Guillermo Magaz.

Por este motivo, las empresas han lanzado la campaña “Si no pasas, pásala”, dado que, desde la pandemia, se ha incrementado “de forma importante” el “absentismo”, más por el coste de la reparación del vehículo que de la propia ITV. “Hay pocas cosas de las que se puede pasar, como del que te llama para cambiar de teléfono, del grupo de whatsapp del cole de tu hijo o del cuñado que te invita a tomar una caña, pero no de la ITV”, ha señalado Magaz.

Así, desde el Departamento de Industria inciden en que el estado del vehículo es un factor “fundamental” que influye en la seguridad vial, por lo que ven con “cierta preocupación” el “envejecimiento” de la edad media del parque de vehículos. “Un coche de más años no presenta elementos de seguridad que tienen las exigencias de los más modernos”, ha remarcado el vicepresidente y consejero del ramo, Arturo Aliaga.

Con estas inversiones, que ascienden a 17 millones de euros, el Ejecutivo quiere garantizar que todas las localidades cuentan con una ITV a 50 kilómetros o media hora de trayecto, de la mano del concesional implantado en 2020, además de aumentar el número de trabajadores de 329 a 370. “Tener una amplia red de estaciones de ITV es uno de los activos industriales y sociales de la Comunidad. La amplia y eficiente red disponibles ha demostrado su eficacia y capacidad para apoyar al sector del carrozado de vehículos que en Aragón es tan importante”, ha señalado Aliaga, valorando que fue capaz de absorber “sin grandes distorsiones” la demanda y puesta al día del calendario de inspecciones creada tras el confinamiento, ya que “en prácticamente todos los momentos se pudo dar cita para la realización de inspecciones en un plazo inferior al mes”.

No en vano, el último estudio elaborado por la Universidad Carlos III de Madrid da cuenta de que las estaciones de ITV evitan al año 539 víctimas mortales, cerca de 12.100 heridos de distinta consideración y al menos 17.700 accidentes de tráfico. Pero, además, permiten minimizar el impacto medioambiental de los medios de transporte. de ahí la importancia de la inspección técnica, porque acudiendo a una estación de ITV nos protegemos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos.

Print Friendly, PDF & Email