Caja Rural de Aragón obtuvo en 2021 un beneficio de 3,2 millones de euros

Caja Rural de Aragón contó al finalizar el ejercicio 2021 con cerca de 115.000 socios y más de 250.000 clientes en Aragón, La Rioja y la provincia de Lleida

Caja Rural de Aragón ha celebrado este viernes la Asamblea General Ordinaria, aprobando los socios por unanimidad las cuentas anuales presentadas por el Consejo Rector, así como la gestión social realizada durante el año 2021. La entidad obtuvo un beneficio de 3,2 millones de euros después de impuestos, continuando su Plan Estratégico.

El proceso se inició los pasados 18, 19 y 20 de mayo con las Juntas Preparatorias para los socios, teniendo como referencia a las localidades de Barbastro, Tarazona, Cariñena, Monzón, Ejea de los Caballeros, Calatayud, Huesca, Logroño, Caspe, Jaca y Zaragoza. El presidente de Caja Rural de Aragón, Luis Olivera, ha explicado en su intervención que “en los pasados doce meses del ejercicio 2021 volvimos a demostrar nuestro compromiso con el territorio donde estamos presentes y especialmente con el medio rural”. “El uso de la tecnología se ha visto incrementado de forma importante durante estos meses. Sin embargo, nosotros no renunciamos a prestar servicios financieros de calidad en nuestra red de más de doscientas oficinas”, ha añadido.

Olivera ha recordado “la palabra sostenibilidad no solo engloba todas las acciones que realizamos por el cuidado de nuestro medio ambiente, sino también, a las que realizamos para el crecimiento económico o social con un buen gobierno corporativo ligado a la honradez y la transparencia”. Durante el desarrollo del acto se aprobaron los puntos del día propuestos a los socios de la caja de crédito cooperativo entre los que destaca el Informe de Gestión correspondiente al ejercicio 2021.

El director general de Caja Rural de Aragón, Luis Ignacio Lucas, quiso en este punto agradecer a los empleados por su “colaboración, entusiasmo y lealtad”. “No aparecen en los balances, pero forman parte de nuestro tesoro. A todos ellos gracias”, ha señalado.

Principales cifras y ratios

Lucas ha expuesto las cuentas del año 2021 destacando, entre otros puntos, la evolución del ratio de solvencia incrementándose hasta el 17,25%, muy por encima del requerimiento de Banco de España. Esta cifra da muestra de la solidez de la entidad en estos momentos. El ejercicio se cerró con un beneficio después de impuestos de 3,2 millones de euros, similar al del año pasado, con un margen bruto que alcanza los 81,7 millones de euros.

También la entidad se encuentra en una situación holgada de liquidez, con ratio de liquidez a corto plazo del 506% y un ratio de inversión sobre financiación del 77%. Los depósitos de la clientela ascendieron a más de 3.800 millones de euros a final de ejercicio. El volumen gestionado de recursos tomados de clientes se incrementó un 3,8% hasta superar los 5.200 millones de euros, destacando el espectacular crecimiento de los recursos gestionados fuera de balance con un 14%.

La inversión crediticia rentable se incrementó en más de 120 millones de euros, un 4,3%. La morosidad se redujo hasta el 5%, a pesar de la coyuntura económica nacional y mundial, con un ratio de cobertura superior al 67%. Durante el 2021 Caja Rural de Aragón continuó con un gran esfuerzo en la contención del gasto en la mayoría de los epígrafes.

Lucas ha recordado que “no cabe duda de que seguimos trabajando para ser cada día más eficientes y rentables, pero sin renunciar a la banca tradicional y a nuestros valores fundamentales que son la cercanía, la sencillez, el entusiasmo y la colaboración”. “Apostamos decididamente por el desarrollo y la presencia en nuestro territorio, por el medio rural y por las personas”, ha remarcado.

Caja Rural de Aragón contó al finalizar el ejercicio 2021 con cerca de 115.000 socios y más de 250.000 clientes en Aragón, La Rioja y la provincia de Lleida. Cerca de uno de cada dos clientes son socios de la entidad, consolidando el modelo de negocio basado en el cooperativismo. Durante 2021 la entidad aragonesa continuó siendo fiel a sus valores como cooperativa de crédito, subrayando la permanencia física en áreas que sufren la lacra de la despoblación. “No hemos abandonado ninguna localidad en los últimos años. A nosotros no nos tienen que redactar ninguna ley para que permanezcamos”, ha subrayado Lucas.

El director general de Caja Rural de Aragón ha señalado que “compartimos con las cooperativas instaladas en nuestros municipios y las instituciones el camino por la senda de la economía social y circular”. “Estamos comprometidos con las personas. Nos avalan nuestros hechos. El 64% de las localidades donde estamos presentes tienen menos de dos mil habitantes. Nuestra presencia en el territorio lo dinamiza y contribuye a su vertebración”, ha afirmado.

El pasado año la entidad contribuyó a dinamizar la economía con más de 11.000 operaciones de préstamo y crédito, con un volumen superior a los 600 millones de euros. Casi el 40% se destinaron al sector agroalimentario, el segmento tradicional de actuación de Caja Rural de Aragón, en el que destaca su baja morosidad.

La inversión en economías familiares, particulares, continúa teniendo un peso muy relevante del 48%. Durante 2021, la Caja facilitó circulante comercial, a nuestras pymes y autónomos por cerca de 700 millones de euros, mostrando su compromiso con la contribución a la recuperación económica de los territorios donde está presente.

Un año más los agricultores y ganaderos volvieron a refrendar en 2021 su confianza en esta entidad, convirtiéndose en líder en Aragón en la domiciliación de las ayudas correspondientes a la Política Agraria Común (PAC). Casi una de cada tres solicitudes de estas subvenciones se ha domiciliado en la caja aragonesa.

Tal y como comentó Luis Ignacio Lucas “creemos en el futuro del sector agroalimentario y por ello, día a día, continuamos sembrando grano a grano en un motor clave de nuestra economía. Hemos estado en el pasado a su lado, lo estamos en el presente y lo estaremos en el futuro”.

Lucas ha recordado que “nos enfrentamos a enormes retos, tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, contamos con razones suficientes para afrontar el futuro con confianza y esperanza. Estamos preparados y contamos con una gran fortaleza. Nuestros socios. Los más de 114.000 con los que cuenta hoy Caja Rural de Aragón”.

El alma de la Caja

Durante la Asamblea General se ha informado de las actuaciones llevadas a cabo a través de la Fundación Caja Rural de Aragón, el alma de la Caja, retornando a la sociedad parte de sus beneficios mediante el apoyo a proyectos sociales, culturales, deportivos y de desarrollo del medio rural que se realizan en el territorio donde está presente, en un año de regreso a las actividades presenciales. En el año 2021 fueron cerca de 40.000 las personas que se beneficiaron o participaron en alguna de las actividades que realizó la Fundación comprometida con las personas y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Las principales actuaciones realizadas se enmarcaron en el ODS4 Educación de Calidad, ODS10 Reducción de las desigualdades y en el ODS17 Alianzas para lograr los objetivos. En este punto se enmarcan los programas de “Micro Ayudas” destinados a proyectos sociales que hacen de la nuestra, una sociedad mejor, las “Becas Excelencia” para jóvenes de doce a dieciocho años sobresalientes en el deporte y con unos importantes registros en lo académico y la puesta en marcha durante el año pasado del programa “Emprende Rural” para fomentar el emprendimiento en pequeñas poblaciones.

Junto a estas iniciativas el impulso a la cultura, como una forma de enriquecer la vida de las personas, y en sus más diversas disciplinas llegaron a varias localidades del territorio donde estamos presentes.

Print Friendly, PDF & Email