El juicio al joven que agredió a un policía fuera de servicio en un bus de Zaragoza comienza este viernes

La agresión se produjo en un autobús durante las Fiestas del Pilar

El joven que propinó una paliza a un policía nacional fuera de servicio en un bus durante las Fiestas del Pilar del año pasado se enfrenta mañana a su juicio. Sin embargo, ha costado lo suyo que se celebre la sesión, ya que esta es el tercer intento de la justicia para que se resuelva lo que ocurrió aquel 17 de octubre.

Bilal M. será juzgado mañana por lo ocurrido el 17 de octubre sobre las 4.30 horas en el autobús urbano de la línea 32 de Zaragoza. En este trayecto se subieron Bilal y el policía por separado, que se encontraba fuera de servicio. El primero no llevaba durante el viaje la mascarilla, obligatoria todavía en cualquier transporte público. El policía le recriminó su actuación y el otro, según la investigación, respondió de forma agresiva al agente insultándole con “vete a tomar por culo” o “vete a la mierda”.

Ante este aumento de la tensión, el agente mostró su placa al acusado y este aún reaccionó peor, gritándole al agente que «le pegara ahora». De repente, Bilal tomó impulso y le pegó una patada en el pecho continuando con varios puñetazos. El agente sufrió una rotura de menisco, fractura del hueso malar, un traumatismo facial y una úlcera corneal.

Una pasajera del bus grabó la exagerada reacción del acusado y ese vídeo recorrió los móviles de miles y miles de personas. Esta prueba será clave en el juicio ya que se puede observar toda la agresión. Gracias también a este vídeo se pudo detener al acusado que, montado todo el revuelo, decidió huir. Fue detenido una semana después en Alicante.

El juicio se ha tenido que retrasar en dos ocasiones. La primera vez se iba a celebrar el 7 de abril pero una de las partes añadió el delito de odio, que el juez desestimó. La siguiente vez iba a ser el 3 de junio, sin embargo, el Covid obligó a clausurar el módulo de la cárcel de Zuera donde residía el acusado.

La Fiscalía pide para el acusado cinco años de prisión por los delitos de atentado y lesiones. Los sindicatos policiales SUP y Jupol también se han presentado como acusación popular. El sindicato Jupol, acusación ejercida por el letrado Marco Antonio Navarro, pide seis años de prisión por los mismos delitos que la Fiscalía.

El otro sindicato, SUP, causa defendida por Pilar Sangorrín, eleva la petición de pena hasta los diez años ya que fue esta parte la que propuso el recurso de delito de odio, que si se hubiera aceptado hubiera sumado dos años más. Sin embargo, el juez no lo vio.

Print Friendly, PDF & Email