El Banco de España recomienda un «apoyo fiscal muy específico» y no «generalizado» para mitigar el impacto de la crisis

Hernández de Cos, durante su comparecencia | Foto: Congreso

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha recomendado este miércoles un “apoyo fiscal muy específico” para los hogares y empresas más vulnerables, “no desde luego un impulso fiscal generalizado”, y que haya medidas que se vayan retirando “progresivamente”.

Así lo ha comentado durante su comparecencia en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el Congreso de los Diputados.

El máximo responsable del Banco de España ha señalado que los efectos de la crisis son “muy heterogéneos” sobre las familias y sobre las empresas y a ello se suma el repunte de la inflación. Por ello, ha recomendado “un apoyo fiscal muy específico para los hogares más vulnerables y las empresas, pero no desde luego un impulso fiscal generalizado”, y que el resto de medidas económicas se vayan retirando “progresivamente”.

El gobernador ha dibujado un escenario en el que la guerra en Ucrania es el principal factor de “incertidumbre” para la marcha de la economía y para las estimaciones.

En este escenario, ha señalado que el jueves de la próxima semana se reunirá el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en el que se publicarán nuevas previsiones para el área del euro y el Banco de España lo hará al día siguiente para la economía española.

A este respecto, ha indicado que en el primer trimestre del año el crecimiento económico fue “más negativo” de lo esperado, lo que provocará una revisión “a la baja” de las proyecciones del Banco de España para este año, como ya anticipó el organismo en su informe anual.

Hernández de Cos también ha avanzado que se elevará la estimación de inflación subyacente -que no tiene en cuenta la energía ni los alimentos no elaborados-, dado que el dato avanzado del IPC de mayo conocido esta semana “fue más negativo de lo que esperábamos”. En cambio, ha señalado que los futuros en los precios de la energía muestran un escenario “más benigno”.

Así, ha comentado que, teniendo en cuenta eso y la decisión de topar el precio del gas, se revisará a la baja el crecimiento económico para este año y la inflación, mientras que “probablemente” se revise «al alza» la inflación subyacente.

Ese escenario, “si no se produjeran nuevas perturbaciones o un agravamiento” de la guerra en Ucrania, “seguiría siendo coherente” con una senda de “recuperación gradual” de la economía española y que a finales de 2023 se recupere el nivel de PIB previo a la pandemia, mientras que la tasa de inflación será elevada “en los próximos meses” para desacelerarse “en los próximos años”, según ha puntualizado Hernández de Cos.

Pacto de rentas

El máximo responsable del organismo supervisor también ha hecho referencia al pacto de rentas para afirmar que “hoy somos más pobres de lo que lo éramos antes del incremento de los precios energéticos” y ha subrayado que es una “pérdida ineludible” con la que “lo único que podemos hacer es repartirla”.

En este punto, ha pedido que los empresarios la asuman a través de una “moderación de los márgenes” y los trabajadores lo hagan no indexando los salarios a la tasa de inflación general, sino teniendo en cuenta la tasa “subyacente esperada”, con el fin de “evitar” una espiral inflacionista. Igualmente, ha pedido evitar un uso de las cláusulas de indexación en el ámbito del gasto público, “particularmente relevantes en pensiones”, y ha apostado por incorporar precisamente a los pensionistas y a los empleados públicos a ese pacto.

A juicio de Hernández de Cos, ese pacto “a nival nacional” debiera acompañarse de “una enorme flexibilidad”, dado que la crisis por la guerra “no está afectando a todas las empresas del mismo modo”.

Ha advertido de que la evolución de la inflación “puede hacer más probable que se produzcan de manera más significativa efectos indirectos y de segunda ronda”.

Además, ha comentado que se percibe “cierto agotamiento” en el pacto de rentas implícito, al indicar que los convenios colectivos con cláusulas de salvaguarda ya son en torno al 30% del total frente al 17% en que se cerró 2021.

En cuanto a la reforma laboral, el gobernador del Banco de España ha considerado que, si bien está aumentando la contratación indefinida, “es todavía muy pronto para hacer una evaluación muy clara y firme del impacto”.

Por último, respecto a la política monetaria, Hernández de Cos ha afirmado que en julio se producirá un primer incremento de los tipos de interés y antes de finalizar el trimestre “habremos abandonado los tipos negativos”. A partir del entonces, “la normalización de la política monetaria seguirá un patrón con gradualismo”.

Print Friendly, PDF & Email