MasterChef Celebrity enciende sus cocinas en la plaza del Pilar

La edición de famosos del programa ha elegido Zaragoza para rodar un programa. FOTO: Laura Trives

No es extraño ver la plaza del Pilar de Zaragoza, uno de los puntos imprescindibles de Zaragoza, llena de gente observando la majestuosidad de la basílica. Pero este miércoles, las miradas se centraban en las cocinas y en las carpas que habían invadido la céntrica plaza de la capital aragonesa con la grabación de un episodio de la séptima temporada de MasterChef Celebrity.

La temporada siete de la edición de famosos de este famoso concurso televisivo ha aterrizado por primera vez en Zaragoza con su ya conocida estética: varios fogones enfrentados y preparados para que los concursantes, en solitario y por equipo, demuestran sus habilidades culinarias. Decenas de zaragozanos se han congregado a lo largo de la mañana en torno a las carpas y las vallas -las mismas que entorpecieron la visión en la última ofrenda de flores- para conocer los platos en preparación y escuchar algunas de las indicaciones de los conocidos Jordi Cruz, Samantha Vállejo-Nágera y Pepe Rodríguez.

Aunque el rodaje de este capítulo de MasterChef Celebrity 7 ha durado un solo día, ya que finalizará en torno a las 19.30 horas, su emisión tardará en llegar unos meses hasta las pantallas de los telespectadores. Como es bien sabido, MasterChef emite ahora su décima temporada en su formato normal y la grabación de la nueva edición de celebrities se está llevando a cabo con bastante previsión.

Una vez más en Aragón

Aunque es la primera ocasión en la que Zaragoza acoge un rodaje de este afamado programa, MasterChef ha visitado Aragón anteriormente para poner exigentes pruebas a sus concursantes.

Antes de la capital aragonesa, el concurso viajó a las estaciones oscenses de Formigal y Cerler para grabar varios programas ambientados en el entorno del esquí. Ataviados con ropa adecuada para el frío clima y trabajando para los empleados de las estaciones, los concursantes de MasterChef tuvieron que elaborar un potente menú con el que combatir las bajas temperaturas.

También Teruel ha visto su paisaje reflejado en el programa. El municipio de Rubielos de Mora fue el protagonista la vez en la que MasterChef llegó al Bajo Aragón. Junto a las calles de esta localidad turolense, el centro de las miradas fue la trufa negra: los concursantes de aquella edición tuvieron que cocinar varios platos con este apreciado hongo, antes de servirlo a varias decenas de expertos en la gastronomía de la trufa.

Print Friendly, PDF & Email