Mi marido, después de 30 años en la empresa, está empezado a tener graves dolores que le ocasiona su puesto. En la empresa no son nada comprensibles, nota que le hacen de menos y pasan de él…

Las relaciones laborales son una fuente potencial de estrés cuando el empleado se enfrenta a dificultades relacionadas con la dirección o los propios compañeros de trabajo. No ser visto o ignorado en el entorno laboral es una experiencia angustiosa, influyendo negativamente en el estado de ánimo y la autoestima.

En estos momentos lo importante es que le des todo tu apoyo y le recuerdes lo mucho que vale para ese puesto, de ahí su trayectoria en la empresa, por lo que no debe permitirse ponerse en duda su valía. Ahora tiene que procurar por su salud y hacerse las pruebas médicas pertinentes que avalen la dificultad en la realización de su oficio actual, demostrando a su vez que ese hecho perjudica su recuperación. Es importante que vaya comunicando toda esta información a sus superiores, incluso a sus compañeros de confianza, para que puedan empatizar y entiendan el estado en el que se encuentra.

No obstante, si esta situación de rechazo y aislamiento va a más, deberá ponerlo en conocimiento de su superior o en el departamento de recursos humanos, al que estaría siendo sujeto, pues estos podrían ser considerados cómplices de estas prácticas si no tratasen de solucionar esta situación.

Mi consejo: Un trabajador afectado por acoso laboral puede defender su integridad mediante diversas vías, pero ante todo es recomendable hacerlo por medio de un abogado especializado en la materia, para que analice su caso específico.

Print Friendly, PDF & Email