La DGA elaborará un manual de buenas prácticas para llegar a reducir el 40% de las emisiones difusas

En este foro han participado activamente agentes sociales, clústeres, Universidad, sistema agroalimentario, colegios profesionales, consumidores, etc.

El Gobierno de Aragón ha dado por concluido el Foro de emisiones difusas con la firma de una declaración institucional entre todos los agentes donde ratifican el compromiso de reducirlas en un 40% hasta 2030. En total, se han adquirido 12 compromisos, donde destaca la elaboración de un manual de buenas prácticas por parte del Ejecutivo para concienciar a la ciudadanía de la importancia de disminuir estas emisiones, que son las relacionadas con el transporte, residuos, consumo doméstico e institucional de energía y la actividad agropecuaria.

Así, para el presidente de Aragón, Javier Lambán, es “fundamental” el “cambio de hábitos” entre todos los ciudadanos, como plantear el uso de energía eléctrica en domicilios e instituciones. A ello ayudará la llegada de fondos europeos para la rehabilitación de viviendas. “Se trata de que los ciudadanos entiendan que combatir las emisiones difusas y conseguir el éxito implican un compromiso personal de cada uno”, ha destacado.

Del mismo modo, las instituciones juegan un papel importante en este objetivo, por lo que deben “aplicarse el cuento”, ha aseverado Lambán, poniendo como ejemplo una inversión en sustitución de luminarias. “Los ayuntamientos no solo utilizan energía para sus equipamientos y edificios, sino que deben hacerse cargo de la iluminación de la ciudad”, ha descrito.

Asimismo, los sectores agrícola y ganadero también protagonizan una parte importante de este compromiso para acabar con las emisiones difusas. “Son dos sectores ejemplares y tienen que seguir insistiendo en esa materia para prescindir de fertilizantes minerales para fertilizar la tierra de manera orgánica, lo que solucionaría muchos problemas como los purines. Esto es crucial dentro de esta estrategia”, ha incidido.

En otros sectores, como la energía, se crearán comunidades energéticas; se promoverá la movilidad sostenible y segura y la electrificación; y en edificios se minimizará el gasto utilizando combustibles alternativos. Se apostará por una economía circular en la que se incentive la recuperación y rehabilitación de viviendas y edificios con criterios de ahorro energético, el consumo responsable y de proximidad, con movilidad sostenible. Otras actuaciones a desarrollar están recogidas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Pniec) y en la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático (EACC).

También se buscará aumentar el esfuerzo en I+D+i y explorar nuevos mercados, nuevas soluciones basadas en la naturaleza, nuevas tecnologías, nuevos modelos de gestión y nuevas aplicaciones para alcanzar un mayor valor añadido en los sectores difusos. En este sentido, se destaca el papel fundamental para la formación, para la transferencia de conocimiento y para la innovación de las universidades y centros de investigación, los centros tecnológicos, las asociaciones empresariales, los colegios profesionales y los clústeres empresariales de Aragón, así como de las empresas con un marcado componente innovador, capaces de desarrollar y transferir soluciones tecnológicas innovadoras y sostenibles al mercado.

Esta Declaración de reducción de emisiones difusas está suscrita por UAGA, UPA, Araga, Asaja, FACA, AIAA, Tradime, Aetiva, UCA, COPA, i+Porc, Clenar, ALIA, FHa, Zinnae, Campag, UZ, Aemet, OPCC, CPNA, FITA, Ecodes, F. Agricultura del conocimiento, Térvalis, CEOE, Cepyme, UGT, CCOO y Gobierno de Aragón.

Print Friendly, PDF & Email