Detenido un hombre por estafar casi 30.000 euros por teléfono a varias personas en Zaragoza y Huesca

La Guardia Civil aconseja desconfiar de personas desconocidas que se pongan en contacto, vía telefónica o en persona, solicitando dinero con carácter de urgencia

Un hombre, de 38 años, y nacionalidad española, ha sido detenido por estafar casi 30.000 euros vía telefónica a varias personas de Zaragoza, Huesca y Tarragona. El arrestado se hacía pasar por amigos o familiares de las víctimas y consiguió le realizasen transferencias bancarias o bizum. Se le imputan tres delitos de estafa y otro de blanqueo de capitales.

La investigación se inició tras la presentación de una denuncia en la que el propietario de un establecimiento de Illueca. Ahí comunicó haber sido víctima de una estafa tras realizar varias transferencias bancarias a otra persona que se puso en contacto con él vía telefónica y, haciéndose pasar por un amigo de un cliente suyo y ganarse su confianza, le solicitó dinero por motivos de urgencia.

La entrega del dinero se efectuó mediante bizum y transferencias bancarias, en diversas ocasiones en un periodo de unos veinte días, llegando la cantidad total entregada a más de 26.500 euros. El presunto estafador, en sus llamadas a la víctima, habría aportado varios datos del cliente mediante los que logró la credibilidad de dicha relación de amistad, consiguiendo con ello ganarse su confianza para posteriormente lograr que le hiciera las transferencias de dinero.

Con los datos aportados en la denuncia, los especialistas lograron determinar la identidad del presunto autor de los hechos, y una vez, analizada la cuenta bancaria de esta persona, detectaron otros ingresos de sospechosa procedencia. Así, permitieron localizar otras dos víctimas de estafa, una de ellas en la provincia de Tarragona y otra en la de Huesca. Estos hechos fueron corroborados tras ponerse en contacto la Guardia Civil con las supuestas víctimas, las cuales no habían denunciado por sentir vergüenza al percatarse que habían sido estafados. En ambos casos el modus operandi fue el mismo, con una llamada telefónica a los propietarios de los establecimientos y haciéndose pasar por conocidos o familiares de sus clientes, conseguir la transferencia de dinero.

Además, durante la investigación se verificó que el sospechoso, una vez obtenido el dinero, realizaba extracciones en diferentes cajeros automáticos para después realizar compras de objetos de elevado importe.

Consejos de prevención

La Guardia Civil aconseja desconfiar de personas desconocidas que se pongan en contacto, vía telefónica o en persona, solicitando dinero con carácter de urgencia con la excusa de conocer a familiares, vecinos o amigos, aunque la información que aporten sea fidedigna. Además, en lugares públicos, como bares o pequeños establecimientos, hay que ser cautelosos con conversaciones, ya que otras personas desconocidas pueden estar escuchando y utilizar después esos datos para poder llevar a cabo una estafa.

En caso de que ocurra un hecho similar, antes de acceder a lo que solicita el desconocido, hay que verificar la información que da con los conocidos o amigos, aconsejándose que en ningún caso se realicen aportaciones de dinero. Si, finalmente, se ha sido víctima de una estafa, hay que comunicarlo lo antes posible a la Guardia Civil y no esperar a denunciar.

Print Friendly, PDF & Email