Huesca se vuelca con los Reyes y los militares en el multitudinario desfile del Día de las Fuerzas Armadas

Los Reyes han recibido un caluroso recibimiento y cientos de vítores del numeroso público

La ciudad de Huesca se ha volcado este sábado con los Reyes y con la familia militar durante el desfile por el Día de las Fuerzas Armadas, tomando las calles para vitorear al rey Felipe VI y a la reina Letizia desde su llegada al parque Miguel Servet, frente al que se ha ubicado la tribuna delante de la que han desfilado 3.200 efectivos de los dos Ejércitos, la Armada y la Guardia Civil.

Dos años después de lo previsto, Huesca, que iba a ser escenario del Día de las Fuerzas Armadas en 2020 hasta que la pandemia golpeó España, se ha volcado con la celebración castrense más importante del año y con los Reyes, que han recibido un caluroso recibimiento y cientos de vítores del numeroso público que no han querido perderse el acto central de la fiesta.

Con miles de balcones adornados con la bandera de España, tal y como habían pedido las autoridades municipales, el acto ha comenzado con la incorporación del Batallón de Honores de la Guardia Real a la explanada frente a la Tribuna Real, ubicada en la Avenida Juan XXIII con Calle Menéndez Pidal.

Después se ha sumado la bandera al Batallón de Honores y ha llegado el Jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Almirante General Teodoro López Calderón, poco antes de que lo hiciera la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Han desfilado 3.200 efectivos de los dos Ejércitos, la Armada y la Guardia Civil / Foto: Julio Bohigues

Al mediodía, procedentes del Aeropuerto Huesca-Pirineos, los Reyes han llegado en su comitiva escoltados por el grupo de Honores y han sido recibidos por autoridades como la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de Aragón, Javier Lambán ;el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría; el Jemad; la nueva directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Esperanza Casteleiro; el alcalde de Huesca, Luis Felipe Serrate, y otras autoridades civiles y militares. En las tribunas se han sentado 800 invitados, rodeados, en esta ocasión muy de cerca, por miles de ciudadanos agolpados tras las vallas.

Un salto perfecto

Tras recibir honores militares, con el himno de España y 21 salvas ensordecedores, Felipe VI ha pasado revista al Batallón de Honores, antes de desplazarse a la tribuna. Ha llegado entonces un momento espectacular del acto, cuando dos miembros de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (Papea) han saltado desde un T12-B Aviocar del 721 escuadrón, portando uno de ellos una enorme bandera de España, de 15 kilos de peso. El lanzamiento y aterrizaje ha sido perfecto, lo que ha encendido los aplausos del público cuando el cabo Christian Moltó ha tocado tierra en plena calle, sin ninguna incidencia.

Una vez se ha realizaron el izado de la bandera, ha tenido lugar el acto de homenaje a los que dieron su vida por España, que en esta ocasión ha incluido la lectura de los nombres de 36 miembros de las Fuerzas Armadas fallecidos en los últimos tres años. La Patrulla Águila ha realizado una pasada sobre la zona al tiempo que se escuchaba el final del toque de oración.

Portaba una enorme bandera de España de 15 kilos / Foto: Julio Bohigues

En el desfile aéreo que se ha realizado a continuación, han debutado los nuevos aviones de entrenamiento Pilatus PC-21 de la Academia General del Aire, y esta vez no se vio a los AV-8B+ de la 9ª Escuadrilla de Aeronaves de la Armada, embarcados actualmente en el LHD ‘Juan Carlos I’ que participa en el ejercicio ‘Adriatic Strike 22’, organizado por las Fuerzas Armadas eslovenas.

Tras el paso de los 45 aviones y 24 helicópteros sobre el cielo de Huesca, ha comenzado el desfile terrestre en el que este año se ha podido ver la bandera de la OTAN, coincidiendo con el 40 aniversario del ingreso de España en la Alianza Atlántica, y a un mes de que se celebre la cumbre de la organización en Madrid.

Más de 3.270 efectivos de los tres Ejércitos y de la Guardia Civil, junto a invitados como la Gendarmería francesa, han desfilado en Huesca junto a 150 vehículos, de los cuales 17 han sido acorazados y mecanizados. La legión, con su particular forma de desfilar a 160 pasos por minuto, iba acompañada en esta ocasión del carnero ‘Killo’, de cuatro años de edad.

El broche final lo ha puesto una nueva pasada de la Patrulla Águila dibujando en el cielo los colores de la bandera. Tras saludar de nuevo a las autoridades, los Reyes han sido de nuevo vitoreados por el numeroso público asistente y han puesto rumbo al Palacio de Congresos, donde han ofrecido una recepción para unos 500 invitados y en el que cuatro restaurantes con Estrella Michelín de la provincia han agasajado a los presentes con muestras de la gastronomía local.

Agradecimiento a los ciudadanos

Por su parte, el alcalde, Luis Felipe, ha agradecido de nuevo a todos los ciudadanos su colaboración y participación durante estos días, en los que la ciudad “ha estado llena y se ha respirado muy buen ambiente en las calles”. Además, ha pedido disculpas a los vecinos por las molestias que hayan podido ocasionar los diferentes actos. El alcalde también ha agradecido a todos los empleados municipales, en especial a las brigadas y a la Policía Local, su implicación en la organización de los actos y su trabajo durante estas intensas jornadas: “Sin ellos, los actos no habrían sido posibles”.

Un total de 17 vehículos han sido acorazados y mecanizados / Foto: Julio Bohigues
Print Friendly, PDF & Email