La ubicación actual de La Romareda triunfa entre las preferencias de los colegios de expertos

Algunos oficios han priorizado las otras alternativas como Valdespartera o la ciudad deportiva con múltiples usos en el Parking Norte de la Expo. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza (Javier Belver)

En el proceso de escucha que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Zaragoza para lograr ese consenso que impulse definitivamente el nuevo estadio, han tenido la palabra este jueves los diferentes colegios de expertos de la ciudad. La mayoría ha apostado por rehabilitar la actual Romareda o construir el nuevo estadio en esa zona, aunque también ha habido algunos oficios que han priorizado las otras alternativas como Valdespartera o la construcción de una ciudad deportiva con múltiples usos en el Parking Norte de la Expo, en el Actur.

Desde el Colegio de Ingenieros Caminos, Canales y Puertos, su vicedecana, Pilar Fiteni, ha afirmado que la apuesta es dejar el campo donde está ahora y ejecutar las obras por fases y con el recinto en funcionamiento, como ha ocurrido en el estadio de San Mamés en Bilbao o en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. Aunque es viable llevar a cabo una reforma del estadio, también se podría hacer un uno nuevo. “Sería hacer un campo de fútbol nuevo que pueda dar una imagen de Zaragoza nueva, en un lugar céntrico y visible desde los diferentes entornos”, ha destacado Fiteni.

Como puntos fuertes ha destacado la movilidad y logística por su zona céntrica y la posibilidad de ir andando “favoreciendo mantener la vidilla de la ciudad”. A nivel técnico, el suelo es “mucho mejor” que las otras dos opciones, sobre todo la del Actur, donde el terreno es “malo”, el nivel freático no es el más adecuado y está cerca del río Ebro. Además, la ubicación actual mantiene el hospital justo al lado, lo que supone una “ventaja”, y habría que estudiar qué se hace con el terreno en caso de trasladar el estadio. “Creemos que la densidad de vivienda sería muy alta y abogamos por si se desalojara llenarlo con un parque”, ha añadido.

En el Colegio de Peritos e Ingenieros Técnicos, el 80,9% de las 329 respuestas de colegiados que han recibido son favorables a la necesidad de remodelar o construir un nuevo campo, y el 62,5% apuestan por mantenerlo. Enrique Zaroy ha destacado que la ubicación actual “responde al modelo urbano de Zaragoza, y manteniéndolo daría cumplimiento a las tres “R” de economía circular: reducir, reutilizar y reciclar. La actual ubicación se encuentra en la ciudad consolidada y la mayoría de los aficionados vamos andando”, ha afirmado.

Zaroy también se ha referido a las adecuadas infraestructuras de transporte y hosteleras de la zona, y a los suelos, que “son los más resistentes y precisarán de mucha menos inversión en su cimentación”. Eso sí, ha solicitado que “se debería aprovechar la remodelación del estadio para elaborar un proyecto enérgicamente ingenioso, convirtiéndolo en una fuente de energías renovables”.

Por su parte, el Colegio de Ingenieros Industriales de Aragón y Navarra ha defendido que el Real Zaragoza debe estar involucrado en los planes del estadio, cuya ubicación actual “es la mejor alternativa”. Los terrenos son de titularidad publica y cabría un estadio de cinco estrellas, ha expresado Fernando Martínez, quien añadía que la Romareda actual es “tradición” para muchos de los seguidores zaragocistas.

El Parking Norte de la Expo sería la segunda mejor opción para los ingenieros industriales, aunque si no se traslada la Romareda se evitaría el problema de qué hacer con los terrenos. “Debe ser sostenible en cuanto a materiales y fuentes de energía”, ha apuntado. El estadio de la Real Sociedad y el de la UD Las Palmas tuvieron que ser remodelados en su totalidad porque fueron un “fracaso al inicio”, por lo que Martínez ha emplazado a ser cautos a la hora de tomar las decisiones y con el requisito de que el estadio debería “autofinanciarse”.

Los arquitectos prefieren el Parking Norte del Actur

El Colegio de Arquitectos de Aragón ha sido la institución, junto con los geógrafos, que ha optado por otras opciones para levantar el que será el nuevo estadio de la ciudad de Zaragoza. De hecho, la que ven con mejores ojos es la del Parking Norte del Actur. “Tuvo un acondicionamiento temporal para la exposición internacional, pero está en una zona pensada para completar los equipamientos deportivos de la Federación Aragonesa de Fútbol y el atletismo. Y dispone de un acceso de la línea de tranvía casi tan próximo como el de la Romareda actual”, ha valorado Pablo de la Cal.

Sobre la posible nueva ubicación en el Parking Norte, de la Cal ha avanzado que “puede contribuir a mejorar la situación actual, la relación con el campus, a revisar la ordenación del campus norte y puede resolver la deficiente conexión entre el barrio del Actur y la parte norte de la ronda norte de Zaragoza”, siendo asimismo un buen momento para replantear y revisar esa “permeabilidad” entre barrios.

Sobre la ubicación actual, no la descartan e incluso les parece correcto llevar a cabo una rehabilitación del estadio actual “siempre y cuando se puedan utilizar las instalaciones actuales, pero eso incorporará limitaciones como el tamaño, podríamos hacer un campo parecido, pasando a los 40.000 espectadores como máximo”, ha expuesto. Además, ha anotado una limitación de la estructura viaria, apuesta por no densificar el entorno, y además no tendría “perspectivas urbanas donde el estadio pueda contemplarse”, ya que no forma parte “de la silueta de la ciudad”.

Por eso, desde el Colegio de Arquitectos han planteado preguntas técnicas sobre el aprovechamiento posible de las instalaciones actuales en un supuesto de reforma, y si tendría algún ahorro respecto a la obra nueva. Sobre el aforo, aludiendo a que la actual ubicación no permitiría una capacidad para 60.000 espectadores. Sobre el modelo de campo, si se destinará solo al futbol o estaría abierto a distintos formatos de actividades socioculturales o deportivas, y sobre qué pasaría con esos terrenos, si hubiera ingresos de 120 millones de euros y qué tipo de edificación se ejecutaría.

Sobre la ubicación de Valdespartera, Pablo de la Cal ha indicado que se trata de un entorno urbanizado con el funcionamiento definido de ferial. Además, ha subrayado que la zona “está desconectada”, el recinto ferial tiene “una necesidad de uso” y habría que repensar donde ubicarlo, abriendo un nuevo debate.

Los geógrafos consideran que Valdespartera sería la mejor opción

El decano del Colegio de Geógrafos, Rafael Martínez, asegura que ellos apuestan “por una Zaragoza del futuro y no una Zaragoza improvisada”. Para ello plantean un proyecto “más ambicioso” con el que se abra el abanico a otros eventos que atraigan turismo, den renombre a la ciudad y generen riqueza. “Proyectando una ciudad hacia el exterior, la solución pasa por planificar desde la ordenación del territorio y utilizar urbanismo como herramienta. Valdespartera-Arcosur es ese espacio donde crear un espacio lúdico y deportivo que albergara centros de alto rendimiento de diferentes especialidades, y pueda atraer a organizaciones o federaciones -como el Consejo Superior de Deportes-, al objeto de descentralizar las funciones”, ha señalado Martínez.

Esta propuesta conllevaría también ampliar la línea de tranvía y extenderla hasta el polígono industrial Plaza, para “dar salida y empujar la ciudad”. Además, consideran que el Real Zaragoza debe dar un paso al frente y decidir qué relación mantendrá con el Ayuntamiento, así como definir y abrir la mano a los patrocinios. Por otro lado, descartan reorientar espacios que ya tienen funciones definidas como puede ser el Parking Norte de la Expo.

Para el Colegio de Abogados, Valdespartera y la actual ubicación tendrían las mayores posibilidades de prosperidad, aunque esta última tendría limitaciones de aforo o el problema de que la densidad ya está agotada. En este sentido, según ha apuntado José Antonio Sanz, no se vería con malos ojos la zona de Valdespartera como ya ocurriría en 2005 junto a la Almozara o San José, poniendo como ejemplo el Príncipe Felipe. “Sacar el Príncipe Felipe de la ciudad consolidada fue un acierto. Los usos en las áreas consolidadas no pueden densificarse”, ha comentado.

Desde Itainnova han recalcado la necesitad de contar con empresas locales como Mondo Ibérica o Hiberus para la construcción y sensorización del estadio. Han propuesto la idea de llevar a cabo un “living lab” dentro del complejo para que ciertas empresas puedan realizar pruebas y experimenten, y han puesto como ejemplo de estadio el Johan Cruyff Arena de Amsterdam. “Para ser climáticamente neutros, dar más de un uso a las inversiones, pensar en todo lo que podría generar alrededor y todas las oportunidades que podría dar un estadio de estas características”, ha afirmado Esther Borao, directora general de Itainnova.

Print Friendly, PDF & Email