El COE culpa a Aragón de haber rechazado dos propuestas que le daban más pruebas que a Cataluña

El presidente del COE, Alejandro Blanco, ha explicado las propuestas rechazadas. Foto: COE

Continúa el “culebrón” en el que se ha convertido la presentación de la candidatura de Aragón y Cataluña para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno en 2030. El último paso lo ha dado el presidente del COE, Alejandro Blanco, ofreciendo una rueda de prensa en la que ha culpado a Aragón de haber rechazado dos propuestas en las que contaban con doce pruebas más que el territorio catalán.

Blanco se ha mostrado sorprendido de que hubiera un “acuerdo rápido” entre los comités técnicos de cara al reparto de pruebas y participantes y que, sin embargo, después haya levantado tantas discrepancias a nivel político. En la primera propuesta, Aragón contaba con 54 pruebas y un total de 2.138 participantes en las mismas, mientras que Cataluña tenía 42 pruebas, elevándose la cifra de deportistas a 2.520.

En este periodo, según cuenta Blanco, el presidente de la DGA, Javier Lambán, emitió una carta mostrando su desacuerdo con la distribución realizada. Además, ha recordado que desde la primera rueda de prensa realizada en Aragón ya explicó “la distribución de la nieve, una vez aprobada, y en ninguna de las reuniones se debatió”. Por ello, ha explicado que el problema planteado por Aragón era que “de los tres valles, Cerler se quedaba sin actividad deportiva porque el fondo y el biatlón, tras estudios del comité técnico, se podían distribuir en Astún y Formigal”.

El siguiente paso por parte de la Comunidad Autónoma, tal y como ha manifestado el presidente del COE, fue pedir traer a territorio aragonés una serie de pruebas en las cuales no se llegó a un acuerdo y se planteó una nueva distribución, de forma que las cinco que iban en el Valle de Arán pasaban a Cerler a cambio de que algo del hielo de Zaragoza pasase a Cataluña. En esta nueva disposición, Aragón contaba con 54 pruebas de nuevo, por las 42 de Cataluña, mientras que el número de participantes se reducía en la primera a 2.050 y ascendía en la segunda a 2.608.

Blanco ha lamentado que la falta de acuerdo ha provocado “anular ya una vez la visita de los técnicos del COI para valorar la distribución”, mientras que sí han podido “ir a ver las otras posibles candidaturas”. Critica “dar esta imagen de división cuando la fuerza de la candidatura era, por un lado, regenerar el territorio y, por otro, ofrecer un proyecto de entendimiento, diálogo y respeto con el clima que vivía España”.

El presidente del COE se ha mostrado, no obstante, “seguro de que en el momento decisivo pensará la gente que es importante presentarla, sobre todo por la gente del Pirineo y las ciudades porque supone la vida de mucha gente, crea puestos de trabajo y el retorno de la inversión es súper positivo por las ayudas del COI hacia las candidaturas”. “Por todo esto y mucho más, el empeño del COE, respaldado por el Gobierno de España, es que haya candidatura”.

Palabras para Lambán 

En el turno de preguntas, Blanco ha sido cuestionado por las palabras de desconfianza de Lambán hacia él. En este sentido ha recordado que el presidente aragonés dijo “muchas veces que esto no podía ser sin el COE” y le dedicó “todos los elogios”. “Si ahora dice que no se fía de mí, no voy a descalificarle”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email