Los niños del CEIP Valdespartera siguen esperando su cocina y la ampliación de su comedor

Los alumnos del colegio han protestado a golpe de cacerolada

Más de 450 niños comen cada día en el colegio Valdespartera comida precongelada, y lo hacen rápido y apretados porque el comedor se les ha quedado pequeño. Han pasado ya cinco años desde que, en 2017, este centro reclamara al Gobierno de Aragón la creación de una cocina propia y la ampliación de su comedor, proyecto que la DGA se comprometió a llevar a cabo pero que todavía no se ha licitado. Este martes familias y representantes del colegio se han movilizado en la explanada Carlos Val y a golpe de cacerolada han exigido al autonómico que cumpla sus promesas.

Y es que, desde Infantil hasta sexto de Primaria, el colegio cuenta con cerca de 600 estudiantes, de los que 451 son usuarios fijos del comedor escolar. Un comedor que solo tiene capacidad para unos 200 usuarios por turno, lo que obliga a organizar dos turnos y medio para las comidas. “Esta falta de espacio influye totalmente en las condiciones en las que comen nuestros hijos, generándose unas situaciones de estrés a la hora de comer que les afectan diariamente”, ha manifestado la representante de la AMPA del centro, Merche Mayayo, quien asegura que “meter prisa a los niños es la única forma de que todos puedan comer”.

Las familias y representantes del colegio se han movilizado en la explanada Carlos Val, situada al lado del colegio

Por otra parte, desde el colegio y su comisión de Comedor denuncian también que los pequeños comen diariamente alimentos de la llamada “línea fría”, que se cocina en instalaciones externas al centro. “La comida se recibe congelada tres veces a la semana, se descongela y se calienta en el office con un sistema de hornos y bandejas destinadas a ese fin”, ha explicado Mayayo. Este hecho, ha asegurado la representante de la AMPA, implica que en el menú se abuse siempre de salsas, estofados y rebozados, algo que el centro quiere evitar a través de esta lucha “por una cocina propia que pueda ofrecer alimentos frescos y de proximidad sin recurrir a aditivos o conservantes”.

En la manifestación de esta tarde se ha celebrado también una actuación del grupo de Batukada del colegio Soledad Puértolas V4, así como una cacerolada, actos que han servido para culminar una campaña que el centro educativo de Valdespartera ha compartido a través de las redes sociales de la AMPA bajo el hashtag #hazruidoportucocina.

Cinco años de espera

Fue en 2017 cuando la AMPA del centro comenzó a mover fichas para que el Gobierno de Aragón diera presupuesto y licitara la ampliación de su comedor y la transformación de la cocina. Tras una primera concentración de los afectados en 2019, la DGA manifestó su compromiso verbal de que las obras comenzarían al año siguiente.

Pero con 2020 llegó la pandemia, lo que obligó a la DGA a destinar los fondos existentes a otros departamentos, algo que volvió a suceder en 2021. Una necesidad que desde la AMPA del colegio Valdespartera aseguran entender, aunque “a fecha de 2022 queremos saber dónde quedan todas las promesas”.

En marzo, los representantes del centro se reunieron con la Dirección Provincial para tratar de darle un impulso al proyecto, que en la actualidad se encuentra el primero en la lista, misma posición que ya consiguió en 2019.

Print Friendly, PDF & Email