Aragón, a la espera de la confirmación oficial del primer contagio de viruela del mono

Aragón confirmó la sospecha clínica y epidemiológica del caso al realizar la encuesta epidemiológica y se procedió a un análisis de los posibles contactos

Aragón se encuentra en estos momentos a la espera de recibir los resultados oficiales del primer contagio por viruela del mono en la Comunidad, o no. El Instituto Nacional de Microbiología analiza la muestra enviada por el Departamento de Sanidad aragonés hace unos días, y confían desde el Ejecutivo autonómico en que los resultados lleguen “próximamente”. No obstante, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha dejado claro que estas primeras muestras de nuevas enfermedades “tardan un tiempo en secuenciarse” como ya sucedió con la Covid, y que este proceso es “importante para que se puedan ligar los posibles casos entre sí”.

Aragón confirmó la sospecha clínica y epidemiológica del caso al realizar la encuesta epidemiológica y se procedió a un análisis de los posibles contactos, según ha expuesto Repollés. Sin embargo, ha asegurado que hasta que no se tenga la confirmación absoluta no van a “activar los protocolos de aislamiento y de cuarentena de los contactos”.

El seguimiento de la viruela del mono también llega a la Comisión de Salud Pública que se reúne este martes y tiene que acotar varios frentes abiertos relacionados con el protocolo de actuación frente a esta enfermedad: la posible vacunación con la vacuna de la viruela común o un tema de aislamiento de mascotas ha apuntado la consejera. Una modificación del protocolo que ya está en marcha y todas las Comunidades tienen. “Ese protocolo pone en valor la encuesta epidemiológica y la vigilancia, estamos trabajando con ese protocolo y las posibles modificaciones surgirán de las comisiones de Salud Pública”, ha subrayado Repollés. El Salud todavía no tiene clara cuál será la forma de actuar frente a la enfermedad, “está todo muy verde, en mantillas” -decía la consejera-, y por ello esperarán a estudiar lo que decidan el resto de las autonomías españolas.

Seguirán apareciendo casos al menos las dos próximas semanas

El “problema” de la enfermedad, tal y como apunta el epidemiólogo Nacho de Blas, es que tiene un periodo de incubación de hasta 21 días, lo que significa que aquellas personas que se hayan contagiado hace dos o tres semanas todavía no ha sido notificado su positivo. “Es esperable que todavía nos queden un par de semanas en que vayan apareciendo más casos”, ha señalado de Blas.

Considera, asimismo, que ahora que se conoce la amenaza, el patógeno, parte de la población está vacunada o que es una enfermedad bastante aparatosa a partir del cuarto día, “si se hacen medidas básicas de contención, de aislamiento de los contactos y las recomendaciones sanitarias adecuadas se tendría que autoextinguir en un periodo corto”. “Y en dos o tres semanas tendrían que empezar a bajar los casos, si no sería un desastre desde el punto de vista de la gestión sanitaria”, ha subrayado el epidemiólogo.

Aunque, recalca, que lo “esperable” es que vayan subiendo estas dos próximas semanas, “porque son los casos de primera infección más alguno de segunda generación, y que luego vayan bajando poco a poco”.

Sobre el origen de la enfermedad, Nacho de Blas detalla que tiene dos linajes, “dos clados”, uno de África central y otro de África occidental. Los casos que proceden de Nigeria tienen “menor capacidad de transmisión de persona a persona, lo cual es una buena noticia”, mientras que, en el peor de los casos, el ritmo de contagios de la variante del Congo es de “cuatro a seis generaciones”. Puede llegar a autoextinguirse y es “mucho menos transmisible que la Covid u otras enfermedades respiratorias”.

No obstante, llama a la precaución y pide a la sociedad que no se descuide. Se trata de una enfermedad “muy peligrosa para niños inmunodeprimidos, mujeres embarazadas, y gente joven que no esté vacunada con la vacuna de la viruela”. Entre las medidas que propone para evitar más contagios, que se tapen las erupciones provocadas por la patología ya que son muy contagiosas, que no se use el transporte público y que se utilice la mascarilla.

Print Friendly, PDF & Email