La DGA espera que Figueruelas gane peso en Stellantis gracias al Perte y los sindicatos temen pérdida de empleo

Stellantis ha presentado al Perte del vehículo eléctrico dos proyectos que suman 266 millones de euros, de los que 43 se destinan a las plantas de Madrid y Vigo y 223 para Zaragoza

Hasta 223 millones de euros es la inversión que el grupo Stellantis contempla en la planta de Figueruelas para albergar nuevos modelos eléctricos a partir del próximo año, todo ello condicionado a las ayudas del Perte lanzado por el Ministerio de Industria. Un proyecto Tesis con el que el Gobierno de Aragón espera que la factoría “gane peso” dentro de la multinacional y obtenga una mayor posición estratégica en la automoción europea.

Así lo han resaltado este lunes el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el consejero de Industria, Arturo Aliaga, quienes han trasladado a Stellantis “todo el apoyo del mundo” para sacar adelante su proyecto en Figueruelas, que ha lanzado de la mano de 24 socios tecnológicos, casi la mitad aragoneses. “Stellantis está haciendo un esfuerzo y trata de aprovechar en mayor medida el Perte de la automoción”, ha afirmado el líder del Ejecutivo autonómico, que ha deseado que el Ministerio atienda “en su totalidad” las inversiones en la factoría zaragozana.

No en vano, desde el Gobierno tienen claro el “efecto tractor” que Stellantis produce sobre el sector de la automoción y la economía de la Comunidad, confiando en que este Perte será “beneficioso” para todo el tejido industrial. “Vienen tecnologías de descarbonización y nos interesa que la posición estratégica de la planta gane con estas inversiones”, ha señalado Aliaga.

En total, Stellantis ha presentado al Perte del vehículo eléctrico dos proyectos que suman 266 millones de euros, de los que 43 se destinan a las plantas de Madrid y Vigo y 223 para Zaragoza. En Figueruelas, el Proyecto Tesis se divide en un total de 41 proyectos primarios y se centra en el desarrollo de las tecnologías que hagan posible la fabricación de nuevos modelos con versiones eléctricas en la planta a partir de 2023, lo que traería a la Comunidad, según informaron medios especializados, el Peugeot e-208 y del Lancia Ypsilon, aunque la multinacional no confirmó este extremo y condicionó las inversiones a las ayudas públicas del Ministerio de Industria.

Los sindicatos esperan que no afecte al empleo

Asimismo, desde el Comité de Empresa de la planta han dado la “bienvenida” a todas las inversiones que Stellantis plantee en Figueruelas si “sirven para mantener el empleo o aumentarlo”, ha afirmado el presidente del Comité, Rubén Alonso. Porque, como trasladan expertos, “el vehículo eléctrico tendrá menos carga de trabajo y será necesario menos personal”, aunque “esperamos que las inversiones sirvan para traer más modelos o más trabajo”, ha añadido.

Unas inversiones que, en caso de confirmarse definitivamente, llegarían apenas unos meses antes de tener que volver a negociar el convenio colectivo, cinco años después de unas intensísimas negociaciones que incluso llegaron a poner en jaque el futuro de la planta. “Que Stellantis haya presentado al Perte estas inversiones hace pensar que confían en esta planta y en las personas que aquí trabajamos”, ha transmitido el presidente del Comité de Empresa.

Igualmente, desde CCOO creen que todavía quedan “preguntas por resolver”, puesto que estas inversiones están supeditadas a la aprobación de las ayudas públicas. Aun así, su secretaria general en Industria, Ana Sánchez, celebra que Figueruelas “esté en la carrera” del vehículo eléctrico. “Cuando todo el sector está preparado proyectos nuevos con inversiones, era preocupante que Stellantis se quedara fuera”, ha expuesto, recordando que el grupo ya hizo una importante apuesta por la electrificación de la planta para ensamblar el Corsa-e.

Por su parte, tanto Lambán como Aliaga han mostrado su confianza en que esa transición al vehículo eléctrico no traiga pérdida de empleo. “La planta ha demostrado ser una de las más competitivas de Europa y debe seguir teniendo modelos que construir y tenga el tratamiento que merece en virtud a su capacidad tecnológica y productiva, y que no se tengan en cuenta otras consideraciones a la hora de distribuir oportunidades entre sus plantas”, ha remarcado el presidente aragonés.

Dos semanas de normalidad en la planta

Actualmente, y pese a los paros que continuamente han afectado a la producción, la planta está trabajando en doble turno de mañana y tarde, y por la noche en una de las líneas. “Esta semana pasada y esperemos que esta también se está trabajando con normalidad, e incluso hemos tenido que hacer una jornada adicional en dos sábados”, ha explicado Alonso.

Print Friendly, PDF & Email