El 57% de los autónomos ha tenido que subir sus precios por el aumento de los costes de producción

En el estudio se pone de relieve que al 42,3% de los autónomos les ha afectado en su negocio la subida de los carburantes

El 57% de los autónomos asegura que se ha visto obligado a elevar los precios de sus productos o actividades a consecuencia del incremento de los precios de la energía y los costes de producción, mientras que un 37,8% no ha elevado precios. Eso sí, dos de cada tres autónomos encuestados prevén subir sus precios de mantenerse este ritmo de inflación.

Estas son algunas de las conclusiones del nuevo barómetro que la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha realizado entre el 13 y el 16 de mayo de 2022 en el marco de las encuestas que la asociación viene publicando periódicamente desde el estallido de la pandemia de covid-19 para conocer la situación del colectivo y que el presidente de ATA, Lorenzo Amor, presentó este lunes en rueda de prensa.

En el estudio se pone de relieve que al 69,7% de los autónomos les ha afectado a su negocio la subida de la luz. Sin embargo, es el encarecimiento de las materias primas de lo que se quejan de que más les ha perjudicado directamente a su actividad (42,3%), seguido de la subida de los precios de los carburantes (42,3%) y la electricidad (33,1%).

Asimismo, ocho de cada diez autónomos afirman verse afectados directamente por la inflación en su negocio y solo el 2,2% apuntan que no le está perjudicando.

En su intervención, Amor criticó la “manía” de los políticos de que “cuando recaudan poco suben impuestos”, mientras que en el tejido empresarial son “más sensatos” y por eso muchos autónomos no han subido los precios finales.

Recuperación tras la pandemia

El estudio alerta también de que dos de cada tres autónomos siguen sin recuperarse plenamente de las consecuencias económicas de la pandemia de covid-19. “Si no se ha recuperado todavía la economía, ¿cómo se va a recuperar el estabón más débil?”, se preguntó Lorenzo Amor.

Del 66,5% de los autónomos que afirman no haber alcanzado la recuperación del negocio, el 30,2% no descarta tener que cerrarlo por las dificultades que tiene, e incluso el 6,6% ve su situación “tan mala” que afirma que tendrá que cerrar.

Pese a esta situación, el 43,5% de los autónomos no se han beneficiado de ninguna ayuda o prestación puesta en marcha por las administraciones públicas para paliar los efectos de la pandemia (en torno a 1.450.000 trabajadores por cuenta propia). El 34% declaran que no cumplían con los requisitos solicitados, el 19,4% apunta a un exceso de burocracia para poder acceder a las mismas y el 19,9% afirmas haberlas solicitado pero que la ayuda les fue denegada.

Del resto de autónomos que sí percibieron alguna ayuda pública, el 59,8% aseguran que fue de carácter estatal, el 51% autonómica y el 24,4% accedió a ayudas concedidas por diputaciones o entes locales.

Liquidez

Para afrontar los problemas de liquidez, el 30,4% de los autónomos declara haber solicitado financiación en los dos últimos años, bien a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) o de otras entidades públicas o privadas. De ellos, el 82% tuvo una respuesta positiva y les fue concedido el préstamo.

Frente a estos datos, el 65,6% no han solicitado financiación. Los motivos dados han sido fundamentalmente porque no lo han necesitado (41,2%) y porque no pueden endeudarse más (38,3%).

En cuanto a las ayudas que establece el programa ‘Kit Digital’ aprobado por el Gobierno central, el 20% de los autónomos dicen que se acogerán a este instrumento, mientras que el 55,2% no se lo plantea. No obstante, el 24,8% desconoce en qué consiste esta ayuda, una cifra mayor de quienes la van a solicitar.

Respecto de la morosidad, el sondeo avisa de que está repuntando, ya que en julio del pasado año afectaba al 34% de autónomos, mientras que en la nueva oleada del barómetro se ven perjudicados por este problema casi el 40%. De ellos, el 15% sufre morosidad por parte de las administraciones públicas.

Perspectivas de futuro

De cara al futuro, a pesar de la eliminación de las restricciones puestas en marcha por la pandemia, un millón de autónomos, el 30,3%, siguen siendo pesimistas en cuanto a su actividad y prevén que disminuya de cara a los próximos meses, si bien más de la mitad piensan que se mantendrá igual o incluso mejorará. Además, el 39,8% considera que su facturación no variará en lo que resta de 2022 y un 14,1% se muestra optimista y espera ver aumentar su actividad en los próximos meses.

En este contexto, un 9,4% de los autónomos señalan que no ha podido mantener su plantilla en el primer cuatrimestre de 2022 y han tenido que reducirla. El 34,7% han mantenido el mismo número de trabajadores y un 42,2% de los autónomos encuestados señala no tener trabajadores a su cargo, porque su actividad no lo requiere. Únicamente el 6,9% de los autónomos afirman haber aumentado el número de empleados a su cargo entre enero y abril de este ejercicio.

Para los próximos meses, 300.000 autónomos, el 10,3%, creen que tendrán que disminuir su plantilla en los próximos meses si no cambia la situación actual, aunque el 31,3% dice que la mantendrá. Solo el 6,8% aumentará el número de trabajadores. Por otra parte, solo el 1,2% de los autónomos tienen en la actualidad trabajadores en algún tipo de ERTE, según el estudio de ATA.

Print Friendly, PDF & Email