Sanidad recomienda el aislamiento de los casos confirmados y sospechosos por viruela del mono

Sanidad pide no abandonar el domicilio, excepto cuando se necesite atención médica

El Ministerio de Sanidad recomienda el aislamiento bajo vigilancia médica de todos los casos confirmados y sospechosos de viruela del mono (Monkeypox) hasta que desaparezcan las lesiones de la piel, según el protocolo sobre esta enfermedad que acaba de publicar el departamento de Carolina Darias.

En el documento se confirma que «todos los casos en investigación o confirmados de viruela del mono deben permanecer aislados y bajo vigilancia».

Este aislamiento consiste en permanecer en una habitación o área separada de otros convivientes hasta que todas las lesiones hayan desaparecido, especialmente si las personas presentan lesiones extensas o con secreciones o síntomas respiratorios.

Además, hay que evitar el contacto físico y las relaciones sexuales con la persona afectada hasta que las lesiones hayan desaparecido. En el protocolo también se recomienda que las lesiones estén cubiertas y se aconseja el uso de mascarilla quirúrgica, especialmente en aquellos casos que presenten síntomas respiratorios.

Además, Sanidad pide no abandonar el domicilio, excepto cuando se necesite atención médica de seguimiento. En este caso llevará en todo momento mascarilla y no utilizará transporte público. En cuanto a los convivientes, estos deben evitar en lo posible el contacto con el caso y limitar las visitas a las imprescindibles.

Medidas higiénicas

A estas medidas se añade la adecuada higiene de manos después del contacto con personas infectadas (lavarse las manos con agua y jabón o usar un desinfectante para manos a base de alcohol), así como evitar el contacto con animales silvestres o domésticos, por lo que las mascotas deben ser excluidas del entorno del paciente.

En los casos que requieran de ingreso hospitalario, el protocolo de Sanidad recomienda que se lleve a cabo en habitaciones con presión negativa, si hay disponibilidad. En caso contrario, en una habitación individual con baño incluido.

Este aislamiento debe mantenerse hasta que todas las lesiones hayan desaparecido. Del mismo modo, el personal sanitario que atienda a estos casos o las personas que entren en la habitación de aislamiento (familiares, personal de limpieza…) deben utilizar el Equipo de Protección Individual (EPI) adecuado para precauciones de transmisión de contacto y aérea. El personal sanitario deberá utilizar mascarilla FFP2.

En el documento, se confirma además que la transmisión del virus que provoca la viruela del mono se produce «de persona a persona por gotas respiratorias grandes durante el contacto cara a cara directo y prolongado».

Vías de transmisión

Además, puede transmitirse por contacto directo con fluidos corporales de una persona infectada o con objetos contaminados, como ropa de cama o ropa en general. Del mismo modo, se han documentado otras vías de transmisión, como la de madre a hijo.

Sin embargo, este protocolo deja claro que «la transmisión entre parejas sexuales, debido al contacto íntimo, parece ser el probable modo de transmisión en los casos detectados en las últimas semanas. Hasta el momento, un elevado porcentaje de estos casos son hombres que han mantenido relaciones en contextos sexuales de riesgo con otros hombres, si bien no se puede excluir su transmisión en otros grupos poblacionales».

Sanidad también aclara que el período de incubación es de 6 a 16 días, pero puede oscilar entre 5 y 21 días. El cuadro clínico clásico inicial descrito hasta este brote suele incluir fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, linfadenopatías y cansancio. Entre 1 y 5 días después de la aparición de la fiebre, se desarrolla una erupción, que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo.

Lesiones en cara, mano y pies

Esta erupción tiende a concentrarse más en la cara y las extremidades que en el tronco. Afecta a la cara (en el 95% de los casos), y las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). También se ven afectadas las mucosas orales (en el 70 % de los casos), los genitales (30 %) y las conjuntivas (20 %), así como la córnea.

En cuanto a los contactos estrechos, el protocolo afirma que ante cualquier caso sospechoso «se iniciará la búsqueda e identificación de posibles contactos estrechos tanto entre el personal sanitario como entre convivientes, laborales o sociales, especialmente los contactos sexuales». «No se iniciará el seguimiento hasta la confirmación del caso».

Estos contactos estrechos, según Sanidad, serán «aquellas personas que hayan estado en contacto con un caso confirmado desde el comienzo del periodo de transmisibilidad, que se considera desde el momento de aparición de los primeros síntomas, que habitualmente precede entre uno y cinco días a la aparición del exantema. Así, se hará «especial hincapié en recabar información sobre las personas que haya podido mantener relaciones sexuales en contextos de riesgo con el caso».

Sin embargo, no realizarán cuarentena, aunque «deben extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla» y tampoco podrán mantener contactos sexuales durante el periodo de seguimiento.

Print Friendly, PDF & Email