PP y Cs dudan del plan para abordar las listas de espera y Repollés asegura que no escatimarán recursos

La Comunidad aragonesa se sitúa como la primera con la tasa más alta de listas de espera quirúrgica de toda España.

Las explicaciones de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, sobre la situación de las listas de espera quirúrgica en Aragón y su correspondiente Plan de Abordaje parece que no han terminado de convencer a las diputadas del PP y de Cs, Ana Marín y Susana Gaspar, respectivamente. Así se lo han hecho saber este jueves a la titular de Sanidad en un tenso debate donde le han exigido medidas «reales» y «efectivas» ante un problema de «gran envergadura» que sitúa a la Comunidad aragonesa como la primera con la tasa más alta de listas de espera quirúrgica de toda España.

«La situación es inaceptable; lideramos con 180 días la lista de espera quirúrgica y con 160 días la diagnóstica», ha criticado la popular Ana Marín, tras reclamar una explicación por parte del Departamento de Sanidad. «Alegan que es por culpa de la pandemia, pero todos los territorios la han padecido», ha sostenido. Su compañera, Susana Gaspar (Cs), ha ido muy en la línea. «Tenemos 3.339 pacientes con demora de más de seis meses», ha indicado, acusando a la consejera de ser «poco realista» ante la situación sanitaria que atraviesa la autonomía. «Se ha encerrado en su torre de marfil y la sanidad aragonesa está al borde del colapso. Les ha faltado mucha gestión», ha denunciado Gaspar.

Un problema que desde la Consejería de Sanidad van a hacer frente con el nuevo Plan de Abordaje de las Listas de Espera Quirúrgica 2022-23, que destina 30 millones de euros para reducir en un 85% la demora en las intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, ambas parlamentarias desconfían de los objetivos y de la implementación de dicho plan que, entre otros aspectos, incrementa el número de horas de actividad en los quirófanos. «El de 2020 apostaba por que a finales de año no hubiera pacientes de intervención oncológica con una demora superior a 30 días. Hoy hay 96», ha señalado Marín. «Acelere las plantillas e incorpore quirófanos. Entre 2016 y 2020 se han reducido en trece los disponibles», ha expuesto Gaspar.

Repollés: «Los datos entre comunidades no son comparables»

Sin perder de vista la realidad del problema, Repollés ha reconocido en todo momento que los datos «no son buenos», pero ha apuntado a que no son «comparables» entre las Comunidades, ya que se empiezan a contar «en momentos distintos». «En Aragón, se incluyen desde el momento de la consulta con el médico, mientras que en otros territorios ocurre cuando son vistos por anestesia, lo que puede mejorar en más de tres meses el número en la lista», ha explicado.

Otro razonamiento que ha aportado es que, tras una oferta de derivación a otro centro, si el paciente la deniega, «nosotros lo mantenemos en el mismo lugar que ocupaba en la lista de espera», sin embargo, otras autonomías apuestan por «sacar al paciente de la lista y empezar de cero». «La cuestión no es salir bien en la lista, sino atenderlos adecuadamente», ha puntualizado.

Precisamente, a pesar de los 27.592 aragoneses que, en estos momentos, se encuentran en las listas de espera quirúrgica, Repollés ha indicado que lo «relevante no es el número, sino una respuesta a tiempo». En este sentido, ha afirmado que al 45% de los pacientes se les interviene en 90 días. Por otra parte, haciendo alusión a que «los milagros no existen», la consejera ha querido dejar claro que la demora media no trasmite la realidad. «Hay una ínfima proporción, el 0,002%, que llevan esperando 1.800 días, y eso destroza cualquier media. Es un dato engañoso», ha puntualizado.

La titular de Sanidad, que ha responsabilizado a la pandemia de la situación de las listas de espera, ha asegurado que su Departamento «no escatimará ningún recurso», tanto en convenios públicos como privados, para gestionar este problema. «Trabajamos con ofertas y demandas, no con planes de choque, y estamos ampliando el horario de tardes y fines de semanas con todo el suelo quirúrgico disponible», ha subrayado, incidiendo en medidas específicas para las patologías con más retraso. «Desde concertación de jornadas de quirófanos en centros sanitarios públicos, incluso de otra provincia, hasta conciertos con clínicas privadas que ya se han sacado. Estamos a la espera», ha avanzado.

Repollés ha finalizado su comparecencia, visiblemente emocionada, al recordar la dureza de la pandemia y el trabajo en la sombra que han realizado los profesionales del Departamento de Sanidad, «sin que fueran los receptores de los aplausos que nosotros hacíamos». Una emoción compartida por toda la bancada de las Cortes que han reconocido, una vez más, la labor tan necesaria que aportaron.

Print Friendly, PDF & Email